Los grandes acuerdos corporativos de la década

(0)
9 de diciembre de 2009  

Es como caminar entre las tumbas en un campo de batalla.

Todas las esperanzas quedaron en ruinas. Sprint-Nextel. Boston Scientific-Guidant. Wachovia-Golden. Credit Suisse-DLJ. Alcatel-Lucent.

Estas son sólo algunas de las mayores fusiones corporativas de los últimos 10 años, una década en la que se cerraron acuerdos como nunca antes en la historia mundial. Desde el primero de enero de 2000, las empresas realizaron 316.657 transacciones de fusiones y adquisiciones en todo el mundo, un promedio de alrededor de 87 por día. Estas operaciones fueron valoradas en una cifra combinada de US$ 25,2 billones (millones de millones), según la firma de investigación Dealogic, casi la mitad del Producto Bruto Interno mundial.

Las transacciones de este tipo quedaron en buena parte congeladas desde que Lehman Brothers Holdings Inc. quebró el año pasado. Pero se espera que se reactiven en pleno durante 2010, a medida que empresas con problemas económicos buscan reducir costos a través de fusiones.

A los presidentes ejecutivos y accionistas que se preparan para la próxima década les conviene observar los acuerdos de los últimos 10 años. Pasé la última semana haciendo precisamente eso, intentando determinar qué acuerdo entre empresas que cotizan en bolsa fue el más exitoso de la década. El factor decisivo: acuerdos que de hecho cumplen con sus metas estratégicas originales y a la vez dieron valor a los accionistas.

Es asombroso darse cuenta cuán pocas compañías cumplieron con las expectativas. No fue sólo la desastrosa combinación de AOL-Time Warner, que ostenta la corona de la desgracia desde enero de 2000. De las 25 mayores fusiones corporativas, sólo nueve empresas registraron precios más altos para sus acciones que en la fecha del anuncio de los acuerdos.

Esta es una medida cruda cuando se considera el pánico del mercado bursátil en 2008 y todos los demás caprichos que se reflejan en el precio de las acciones. Ni tampoco se puede desestimar que muchas empresas hubieran quedado en peor forma si no concretaban un acuerdo, incluso si no pasan por un buen momento hoy.

Sin embargo, difícil evitar el fracaso que atraviesa la década.

Bank of America y sus ramas tienen cuatro transacciones entre las 100 más grandes. Las firmas de capital privado tienen 15 lugares en la lista, y nueve de sus acuerdos ahora tienen algún tipo de problema financiero. No olvidemos Tyco Ltd., HSBC Holdings PLC, Verisign Inc., Viacom Inc. y Sears Roebuck & Co., los cuales realizaron adquisiciones a precios muy altos o que resultaron desastrosas en lo que se conoce como la Década del Acuerdo. A lo largo de 28 años, las megafusiones —el 1% más grande de todas las transacciones— destruyó en promedio 3% de los retornos bursátiles a corto plazo de los compradores, según un estudio. En cambio, los acuerdos de empresas más pequeñas que cotizan en bolsa suelen crear alrededor de un 1,5% de valor, según el estudio.

Entonces, ¿cuál es el mejor acuerdo? Separé los acuerdos de la década en tres categorías.

El momento adecuado

A comienzos de la década, el petróleo se vendía a unos US$ 27 el barril, y el rubro aún estaba conmocionado por la previa megafusión de US$ 80.000 millones entre Exxon Corp. y Mobil Corp. en 1998. En 2000, Chevron Corp. anunció su propio megacuerdo de US$39.000 por la compra de Texaco.

El acuerdo ayudó a Chevron a asegurarse la provisión de crudo en momentos en que los precios aumentaron. Hoy, las acciones de Chevron están alrededor de 50% por encima del valor que tenían luego de que se formara la nueva empresa. Su capitalización de mercado es tres veces mayor. Fue un éxito discreto y eficiente.

Los líderes adecuados

En una década de pseudo-emperadores, emergieron sólo dos verdaderos constructores de imperios: Edward Whitacre, de AT&T Corp., y James Dimon, de J.P. Morgan Chase & Co.

Whitacre fue el más prolífico. Gastó US$ 140.000 millones para volver a unir gran parte del viejo Bell System, y armó una empresas nacional de telecomunicaciones alrededor de las operaciones inalámbricas de SBC y BellSouth Corp. Las acciones de AT&T subieron 10% en los últimos cinco años. Dimon ayudó a armar lo que se convirtió en el banco de EE.UU. más prominente y que superó en desempeño a sus rivales. Mientras que Citigroup Inc. está en el proceso de dividir su supermercado financiero, Dimon ha hecho exactamente lo opuesto, y con un resultado positivo. Lo que empezó con la transacción de William Harrison en septiembre de 2000 para unir a Chase con J.P. Morgan se expandió en 2004 con la adquisición de Bank One Corp., la cual llevó a Dimon a la compañía. Desde entonces, ha adquirido Bear Stearns Cos. y Washington Mutual. Los inversionistas están dispuestos a pagar US$34 por cada dólar que J.P. Morgan gana, mientras que Citigroup a duras penas registra ganancias.

La suerte adecuada

La mayoría de los observadores afirman que es demasiado pronto para declarar la compra por parte de Barclays PLC de Lehman como el acuerdo de la década. Pero incluso si la fusión tiene problemas, es difícil superar el bajo precio. En el caos del año pasado, Barclays pagó sólo US$ 1750 millones por el nombre, los empleados, la tecnología y el edificio del que era uno de los bancos de inversión más importantes del mundo. Los pasivos fueron descargados en la corte de bancarrota.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.