Los hogares argentinos gastan el 60% de sus ingresos en alimentos, transporte y servicios