Los holdouts ganan otra vez protagonismo en la agenda de los inversores

Se esperan reuniones clave mientras se suman reclamos; los balances de varias compañías muestran resultados positivos
Sabrina Corujo
(0)
22 de febrero de 2015  

Fue una semana corta, pero que tuvo la intensidad de una larga. Algo bueno para el inversor, que al menos le ahorra tiempo de análisis, es que los drivers que movieron los precios no cambiaron. En lo externo, éstos se concentran en las idas y venidas en torno de Grecia -que parece finalmente el viernes haber encontrado un acuerdo con el Eurogrupo-, el comportamiento del petróleo y un mercado que se mantiene jugando con las expectativas de un cambio en la política de la Reserva Federal (Fed). Aunque lo más relevante pasó esta vez por los factores locales en una semana que tuvo un fuerte contenido político.

Balances, dólar y holdouts fueron temas en las últimas ruedas dentro de un mercado de acciones que operó selectivo, y con cierta presión a una toma de ganancias que puede continuar -sea en forma de corrección aunque limitada, o en el mejor de los casos mediante una lateralización-.

La presentación de los beneficios fue uno de los puntos, podría decirse, más sensibles. En líneas generales, los resultados anuales de 2014 han llegado con sólidas ganancias respecto de 2013; en los bancos hablamos de un promedio de ganancias superior al 59% y también Siderar y Telecom han reportado una línea final con subas anuales de 55% y 14%, respectivamente.

No fue el año, sin embargo, para las petroleras. Aunque aún faltan los números de YPF y Petrobras Brasil, los reportes de Tenaris y Petrobras Energía dejaron en claro las dificultades del sector. Pero saliendo de los números anuales, la realidad es que los trimestrales en general han dejado planteadas algunas dudas, incluso en el caso de las entidades financieras. Entendemos que la recesión fue lo que impactó sobre los resultados y los márgenes de rentabilidad de las empresas; una coyuntura que se espera que se vaya revirtiendo a futuro y que deberá ser analizada en los próximos balances. Un punto relevante a futuro, cuando las expectativas que hoy juegan un rol clave pasen a un segundo plano y dejen el primer lugar a la valuación por fundamentals.

Por su parte, el mercado de bonos mantiene una tendencia firme, con las posibilidades de una normalización financiera de cara a 2016. El riesgo país de la Argentina cayó debajo de los 700 puntos, manteniendo un objetivo en torno a los 500 puntos en los próximos meses -hoy, como referencia, el EMBI promedio de Brasil, Uruguay, Colombia, México y Perú es de 210 puntos-. De corto plazo, no se descarta una corrección con un piso no muy lejos de los niveles actuales; la razón: las bajas no tardarían en ser leídas como una oportunidad de compra.

El escenario actual favorece los arbitrajes de bonos de más corta duración a más larga, como también la diversificación en bonos provinciales y la plaza de títulos dólar linked -con el supuesto principal de un cierre de brechas hacia 2016-. En esa línea y en la búsqueda de valor, vuelve a hablarse de los cupones PBI que saltaron hasta 15% en las últimas tres ruedas.

Como dato, los holdouts, que habían perdido protagonismo, lo han vuelto a ganar. No porque exista un cambio de posición desde el Gobierno, sino porque se comienza a hablar de la audiencia del 3 de marzo del Citi con Griesa y se acumulan presentaciones en el juzgado -de los buitres, de los me too, y hasta reclamos del propio Pollack-. El mayor riesgo en este punto, entendiendo que aún está lejos una solución este año, se mantiene en el pedido de aceleración de la deuda, que todavía no parece tener alta probabilidad.

Por otro lado, la caída del dólar marginal a un nivel por debajo de los $ 13 fue una de las noticias financieras, en un marco que combinó una mayor flexibilización por parte del Banco Central, cierta suba en la liquidación de exportaciones y escasez de pesos. Esto llevó a achicar la brecha con el oficial, que operó con leve presión alcista.

www.portfoliopersonal.com

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.