La deuda pública: los tenedores de bonos en default buscan un nuevo canje. Los holdouts refuerzan su ofensiva