Opinión. Los intereses de los accionistas de YPF