Los inversionistas de EE.UU. piden señales más sólidas de una recuperación económica