Estrategia. Los inversores balancean su posición entre pesos y dólares