La crisis económica: continúa la volatilidad en el sector financiero. Los inversores huyen de los bonos