Los inversores, pendientes del partido con los holdouts

La decisión de la Corte Suprema de los Estados Unidos condiciona el comportamiento de los activos financieros y el dólar
Sabrina Corujo
(0)
15 de junio de 2014  

Fin de la cuenta regresiva. Y no por el primer partido de la selección argentina en Brasil 2014. Si bien el resultado de esta noche hará que la mañana del lunes sea más o menos feliz, los inversores estarán pendientes de otro juego: el de la Corte Suprema norteamericana.

En principio, mañana temprano (o en el peor de los casos, antes de fin de mes) se sabrá cuál fue la decisión del máximo tribunal sobre el juicio con los holdouts. De eso dependerá el comportamiento de los activos financieros en el corto plazo; incluso, la evolución del dólar y la brecha.

Casi descartada la posibilidad de que la Corte tome directamente el caso, las probabilidades parecen estar divididas en igual medida entre la denegación de la petición argentina o un pedido de opinión al Solicitor General, antes de la palabra final. A esta última opción apuesta el mercado, según lo que se vio reflejado, fundamentalmente, en la cotización de los títulos en dólares del extremo más largo de la curva de rendimientos, y en las acciones, aunque también con cierta selectividad.

La razón por la cual sería bienvenida esta posición es simple: permitiría a la Argentina extender los plazos de este juicio por lo menos hasta inicios de 2015, cuando vencen las ya famosas cláusulas RUFO, es decir, las que hoy impiden una solución negociada con los holdouts en mejores términos que las ofrecidas en los canjes de 2005 y 2010. Aunque no de forma inmediata, sería un paso más hacia la reinserción del país en los mercados internacionales.

Si realmente la Argentina logra confirmar una prórroga en los tiempos hasta el año próximo, la reacción del mercado debería ser positiva. Aunque, se prevé, sin euforia. El riesgo país podría bajar alrededor de 200 puntos básicos, al disminuir las chances de un default técnico en el muy corto plazo, hasta niveles de alrededor de 600 puntos. Eso implicaría subas promedio de entre 5 y 10% en dólares para los títulos públicos.

El peor escenario para la Argentina sería que la Corte Suprema no tomara el caso, ni pidiera la opinión al gobierno de Barack Obama. En este escenario, la reacción del mercado sería muy negativa en un primer momento, con potenciales bajas de entre 10 y 25% en los títulos, y una caída probable en acciones también fuerte. Quizá más profunda por las ganancias acumuladas en los últimos meses.

No obstante, el sostenimiento de estas caídas iniciales –o en otras palabras, la evolución posterior de los títulos tras la reacción inmediata–, dependerá del camino que se tome tras el rechazo.

El abanico de posibilidades que se abre en el caso de que el Tribunal no acepte tomar el caso es amplio.

El mayor riesgo es que se levante automáticamente el "stay", lo que pondría a la Argentina al borde de un default técnico, al ser inviable el pago de los Descuentos Nueva York el próximo 30 de junio. Acá, tanto el camino que adopte el Gobierno como el tiempo de reacción, serán las claves. Así lo enfatizan informes de bancos extranjeros como Barclays, que sostiene que "la decisión del tribunal es crítica y la respuesta del gobierno es fundamental".

Las opciones en este marco pueden ir desde la posibilidad de un canje de títulos (legislación externa por nacional), aunque es sabido que su instrumentación es altamente compleja. Otra alternativa, a la que incluso el juez Thomas Griesa se ha mostrado abierto en sus últimos escritos, es una solución negociada en Tribunales con el grupo de holduts.

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.