Los inversores quieren más señales