Los mercados dieron un día de respiro a la Argentina

Una fuerte recuperación de los bonos soberanos hizo retroceder 0,43% la tasa de riesgo país
Javier Blanco
(0)
27 de octubre de 2000  

Los mercados dejaron vivir ayer a la Argentina un día de alivio tras varias jornadas de castigo, llevados por el supuesto de que el Gobierno se nutrió de nuevas ideas y logró cerrar acuerdos estratégicos que le permitirán enfrentar con mejores perspectivas la desconfianza de los operadores y le darán oxígeno para sacar la economía de la parálisis actual.

El súbito cambio de humor, aunque no definitivo según advierten los analistas, permitió una auspiciosa recuperación de los bonos. Los títulos más largos (globales con vencimiento en los años 2017 y 2027), que representan riesgo argentino puro, subieron por encima del 2,35% y permitieron hacer bajar a 875 puntos básicos la tasa de riesgo país. Pero además catapultó una fuerte suba del 4,05% en la bolsa porteña, motorizada por el incremento récord para una rueda del 13,04% que lograron los papeles del Grupo Financiero Galicia.

El sorprendente repunte tuvo que ver con una serie de señales que hicieron que los grandes inversores pasaran a considerar como inminente la incorporación del ex ministro de Economía Domingo Cavallo al elenco del Gobierno (algo que fue negado enfáticamente por el presidente De la Rúa desde España) o por lo menos tomaran como muy tranquilizadora su creciente influencia en el diseño de políticas.

"El martes, Cavallo dijo que había que privatizar la recaudación impositiva y que no había que buscar más fondos en el exterior: el miércoles el titular de la AFIP (por Héctor Rodríguez) anunció que analiza esa posibilidad y Economía cerró el financiamiento del año tomando dinero de los bancos locales. ¿Parece mucha casualidad, no?", apuntó a La Nación un conocido broker. Otros operadores acercaron comentarios en idéntico sentido.

Pero la noticia que más robusteció esta hipótesis fue la reunión en "muy buenos términos" que mantuvo anteayer Cavallo con el jefe de la UCR -y factótum de la Alianza- Raúl Alfonsín.

Especialmente cuando en la tarde de ayer se constató que a las palabras se sumaba un apoyo concreto de ese sector político al Gobierno. Fue cuando se conoció que diputados de la Alianza, Acción por la República (la fuerza que conduce el ex ministro) y los partidos provinciales habían difundido un documento público mediante el que se comprometieron a aprobar "lo antes posible" y sin cambios el proyecto de presupuesto para 2001 en lo que definieron como un gesto para llevar "tranquilidad a los mercados".

Al cuadro optimista se sumó el renovado apoyo del Fondo Monetario Internacional (su vocero para América latina, Francisco Baker, recordó que la Argentina ya cuenta con un significativo respaldo económico de ese organismo) y la insistente versión de que la comunidad financiera internacional aprobaría un paquete de ayuda financiera a la Argentina por US$ 15.000 millones para descomprimir la presión de los mercados. Sin embargo, la especie volvió a ser desmentida por el Gobierno.

El secretario de Finanzas, Daniel Marx, dijo a La Nación desde Washington que en las conversaciones que mantuvo ayer con el secretario del Tesoro norteamericano, Lawrence Summers, no se habló "en ningún momento" de un rescate extraordinario. El funcionario explicó que, de regreso de Montreal donde participó de la reunión del G-20, mantuvo contactos con inversores, a los que intentó persuadir respecto de que el nivel de solvencia y liquidez de la Argentina "es alto" como para pensar en la posibilidad de un default (incumplimiento), como pronosticaron algunos bancos de inversión.

Los operadores no dudaron en adjudicar la suba a lo que dieron en llamar el efecto Mingo . "Todo fue tranquilizador. Además Cavallo como soporte del Gobierno, aunque no ocupe un cargo, aparece como una garantía para los mercados externos", apuntó Mariano Tavelli, de Tavelli y Cía. Su colega Horacio Bonavía, de Portfolio Investment, opinó en el mismo sentido.

Pero también se habló de un rebote "técnico" facilitado por los bajos valores a los que cotizaban acciones y bonos tras cuatro días de sostenida baja. "Hoy los bonos y títulos finalizaron bien, el mercado estuvo mejor, pero por ahora es todo absolutamente transitorio, habrá que esperar unas ruedas más para ver cómo sigue todo", apuntó otro corredor bursátil.

La rueda terminó con los indicadores de precios en los niveles más altos del día (la tendencia se repitió en San Pablo -que creció 4,08%- y Wall Street) y rostros más distendidos: es que el índice Merval, al colocarse en 412,62 puntos, volvía a superar la psicológica barrera de los 400 puntos. Las subas más importantes y el mayor movimiento operativo se registraron en los papeles más líquidos, especialmente los que habían sido más castigados en las últimas ruedas.

Pero el dato importante del día fue la recuperación de los bonos. El indicador del Mercado de Bonos Argentinos (MBA) ganó 1,15% y el Brady más representativo (el FRB) se recuperó 1,9 por ciento.

Dolarización en suba

En los últimos 20 días los depósitos bancarios privados cayeron unos 800 millones y el coeficiente de dolarización creció del 64,9 al 65,6%. Esto fue alentado, según analistas, por las críticas que lanzó Raúl Alfonsín contra la convertibilidad y por las cavilaciones del Gobierno para superar la crisis. "En ese lapso los depósitos en dólares cayeron unos 50 millones y los pactados en pesos, 760 millones", indicó a La Nación Adrián Maguitman, de Delphos Invesment. Eso habría convencido al ex presidente de no reiterar críticas al modelo económico, según la impresión que les dejó a los embajadores europeos en Buenos Aires, en un almuerzo.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.