Los mercados no detienen su caída por el impacto de la crisis europea