Los minoristas estadounidenses recurren a las rebajas para salvar las ventas navideñas