Los nuevos dueños de Tower crean una segunda red de disquerías

Será una cadena que apunta a captar un segmento de público más masivo
Alfredo Sainz
(0)
8 de mayo de 2003  

A una semana de haber tomado el control de Tower Records en la Argentina, sus nuevos dueños se preparan para crear una segunda cadena de disquerías con la que apuntarán a un segmento más masivo de público.

El grupo, conformado en partes iguales por The Mouse Company -del empresario de medios Sergio Szpolski-, la compañía de entretenimientos Fénix -que acaba de organizar el recital de Shakira de la Argentina- y el editor responsable del diario Página 12 Fernando Sokolowicz cerró la semana pasada la compra de la licencia de Tower Records y de los cuatro locales que tenía en funcionamiento la cadena y ya dio a conocer sus planes de expansión en el negocio discográfico, que incluyen la apertura de otras cuatro sucursales con su marca principal y el lanzamiento de una nueva cadena que no competirá en forma directa con Tower.

Los nuevos dueños admiten que su intención es no modificar el perfil de Tower Records, que está identificada con el rock y el jazz, para lo cual crearán otra marca con una orientación bien definida hacia la música latina.

El primer local de la nueva cadena -para la cual todavía no tienen definido un nombre- abrirá en octubre de este año. En forma paralela, Tower retomará su ritmo de aperturas y antes de fin de año en la empresa esperan contar con tres nuevas sucursales que se sumarán a las cuatro que heredaron de los antiguos dueños de la licencia en la Argentina (ubicadas en Recoleta, la calle Florida, Pilar y San Isidro) y a la que reabrieron hace un par de días sobre la avenida Santa Fe. Por el momento, la única ubicación confirmada es la ciudad de Mendoza.

En las aperturas de los locales de ambas cadenas, los nuevos dueños de Tower planean desembolsar en total $ 1 millón, que se sumarán a los $ 3,9 millones que asumieron como pasivo de la compañía de la gestión anterior del fondo de inversión Condor Ventures.

Industria en crisis

Los ambiciosos proyectos del grupo, sin embargo, pueden chocar con los números de la industria discográfica, que muestra su peor crisis de los últimos años. El negocio de venta de discos está amenazado no sólo por la crisis económica local, sino también por las dificultades que atraviesa la industria en todo el mundo para hacer frente a las copias ilegales y la proliferación de sitios que permiten bajar de Internet música en forma completamente gratuita.

En el nivel local, la crisis ya se cobró varias víctimas, comenzando por la propia Tower Records -que está en convocatoria de acreedores- y siguiendo por Musimundo -que acaba de llegar a un acuerdo con sus acreedores para refinanciar sus pasivos- y por Temas, una cadena que cerró prácticamente todos sus locales.

"Con los discos va a pasar lo mismo que con la prensa gráfica. Hace unos años todo el mundo decía que los diarios iban a morir con Internet y los sitios de noticias de acceso gratuito, pero la realidad es que los periódicos que mejor desarrollaron sus sitios lograron incrementar sus ventas. Con la música es algo igual, porque no es lo mismo comprar un CD que bajártelo de Internet", explicó Sergio Szpolski.

El empresario asegura que para el relanzamiento de Tower ya logró restablecer los vínculos comerciales con los principales sellos discográficos que les habían cortado la provisión a los antiguos dueños. Sin embargo, reconoce que todavía tienen abierto un flanco legal por el uso de la marca, ya que la casa matriz de Tower Records en los Estados Unidos reclama la devolución de la licencia.

"La licencia de Tower está dentro de los activos de la empresa y al estar en concurso cualquier reclamo legal debe ser dirigido a la jueza que tiene a su cargo la convocatoria", señaló el empresario.

Por el uso de la licencia, a la casa matriz de Tower le tienen que girar un royaltie mensual equivalente a 1,5% de las ventas. Szpolski reconoce que por este concepto su empresa arrastra una deuda de $ 25.000 de la gestión de Condor Ventures, pero asegura que los fondos para cancelar esta obligación ya fueron depositados en una cuenta de Tower Records.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.