A mitad de semana. Los pasos de un ministro que se siente más seguro