Los pescadores, en pie de guerra

Se niegan a aceptar el cierre del caladero; no se descarta una movilización a la Capital Federal.
Se niegan a aceptar el cierre del caladero; no se descarta una movilización a la Capital Federal.
(0)
30 de marzo de 2000  

MAR DEL PLATA.- La comunidad pesquera de esta ciudad ya se puso en guardia ante el anuncio de un nuevo cierre del caladero. Trabajadores del puerto instalaron ayer una carpa frente a la municipalidad, iniciativa que marca el comienzo de una lucha sin cuartel en pos de mantener sus empleos.

"Si es necesario ir a Buenos Aires y colgarse del Obelisco para defender lo nuestro, ahí vamos a estar", aseguró ayer Mario Cermelo, uno de los referentes del grupo que junta firmas de adhesión a metros del palacio comunal.

La desesperación es lógica: sólo en Mar del Plata hay más de 12.000 personas en relación directa con la actividad pesquera y otras 8000 que indirectamente se benefician con lo producido por este rubro.

La imposibilidad de pescar merluza hubbsi durante los próximos meses significaría una situación de crisis social absoluta para la ciudad en general y para el sector portuario en particular.

A la deriva

La prohibición para pescar merluza que dispondría la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación dejaría a la deriva a todos los que viven de la industria pesquera. Sólo quedaría la alternativa de los subsidios.

"Sin el apoyo de la Nación y la provincia, la municipalidad no podrá de ninguna manera atender el impacto social que generará la veda", aseguró el intendente Elio Aprile.

El jefe comunal se acercó ayer hasta el lugar donde se encuentra la carpa que ocupan los pescadores manifestantes. A ellos les expresó su solidaridad y apoyo. "Estamos, como siempre, en la misma vereda", les aclaró.

La falta de pescado para procesar implica para la ciudad un doble impacto: por un lado, aumentará notoriamente la tasa de desocupación, que por estos momentos ronda el 17 al 18%, una de las más altas del país.

Y por otro lado, afectará a la economía de todo el distrito. La industria pesquera es, después del turismo, la principal fuente de ingresos para Mar del Plata. "Más de la mitad de la flota fresquera, que quedará parada con la veda, se asienta en el puerto marplatense, por lo que el mayor impacto se verá en esta ciudad", aseguró Francisco Romano, subsecretario de Pesca de la provincia de Buenos Aires.

Los pescadores dejaron en claro ayer que no reclaman subsidios sino la posibilidad de trabajar. "Si no se puede pescar merluza, que se den de baja los acuerdos de charteo con buques españoles y nos permitan salir a pescar calamar", propuso Cermelo.

La situación, de esta manera, sigue siendo desesperante. Después de haber perdido estabilidad laboral, tal como ocurrió con la creación de cooperativas en las plantas de procesamiento, los trabajadores del puerto marplatense viven sus horas más amargas.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.