Por la inflación y la suba de costos. Los productores objetan el precio de los alimentos