Los retos del "modelo 2.0"

Boris Segura
(0)
25 de octubre de 2011  

Desde noviembre de 2010 habíamos pronosticado la reelección de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner (CFK). El "modelo" ha sido exitoso en términos de un alto crecimiento económico, una reducción de la pobreza y una mayor inclusión social, ayudado por un contexto internacional inusualmente favorable para la Argentina. Sin embargo, considero recomendable que las autoridades se planteen una serie de ajustes (el modelo 2.0) para el próximo período constitucional (CFK II).

Es importante reducir la alta inflación de la economía. Este es el más injusto de todos los impuestos y es un flagelo que azota particularmente a los trabajadores en negro, quienes no pueden negociar paritarias que los protejan. Es menester proteger el poder adquisitivo de los grupos más vulnerables.

La alta inflación (que se ubica alrededor del 24% anual, según cifras confiables) está provocando una pérdida de competitividad notable. Como el peso "débil" es en parte un reflejo del real "fuerte", la reciente depreciación de la moneda brasileña está poniendo presión sobre la competitividad del sector transable que compite con productos brasileños. Si tenemos un superávit comercial que se ha venido contrayendo, una incesante dolarización de carteras y una caída de las reservas internacionales, no es de sorprender el nerviosismo que se manifiesta en el mercado cambiario.

Un importante motivo de la reducción del superávit comercial es el balance exterior del sector energético. Lo que hasta hace unos meses era un superávit en ese balance ya se ha convertido en un déficit que amenaza con ampliarse sustancialmente. Es decir, combinado con una economía sobrecalentada, el sector energético es un factor objetivo para el debilitamiento de uno de los pilares del "modelo". Un mejor clima de negocios en el sector es primordial para revertir esta preocupante tendencia.

El otro pilar (el superávit fiscal primario) también se ha visto erosionado. Cuando se mide apropiadamente el superávit primario, ya no existe tal cosa. El gran culpable son los subsidios a los servicios públicos, que se han incrementado en más del 2% del PBI entre 2007 y 2011. Estos subsidios constituyen redistribución del ingreso "al revés" y provocan una serie de distorsiones costosas al erario, a la eficiencia económica y a la cohesión social.

Escenario desfavorable

Es conveniente que la Argentina se prepare para un escenario internacional menos favorable y que también corrija las vulnerabilidades del "modelo" expuestas arriba. El modelo 2.0 consolidaría el progreso económico y social logrado hasta el momento. Es menester lograr una coherencia básica de la estrategia macroeconómica, con el fin de alcanzar un "aterrizaje suave" de la actividad económica. No es necesario "inventar el agua tibia": el sector público debería desacelerar el crecimiento de su gasto primario (en el corto plazo, con una focalización de los subsidios), y la autoridad monetaria debería propiciar una postura monetaria menos laxa. Sólo así el peso podría ajustarse frente al dólar sin que se dispare la inflación.

Con conocimiento de causa, considero que no hay razones objetivas para que el riesgo soberano de la Argentina se haya ubicado a un nivel similar al de Venezuela, por más que los mercados internacionales estén delirando con un "cambio de régimen" en Caracas. Esta percepción de riesgo desfavorable está ligada en parte a la relación tirante de la Argentina con los mercados internacionales de capitales. Una simple consulta del Artículo IV con el FMI sería un paso mínimo e indispensable para destrabar otros temas importantes, tales como un arreglo con el Club de París y un eventual retorno a los mercados voluntarios de deuda.

Creo que hay un falso dilema en postular que un gobierno progresista no puede ser responsable macroeconómicamente. Gobiernos pragmáticos de centro-izquierda pueden implementar agendas ambiciosas de inclusión social, combinadas con responsabilidad macroeconómica, una movilización inteligente de la inversión pública y privada y una integración inteligente con los mercados internacionales de capitales. Este es el gran reto del modelo 2.0.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.