Los salarios brutos de hasta $15.000 no pagarán Impuesto a las Ganancias