Los sitios de delivery online quieren destronar a los 0-800

La nueva tendencia es vender eficiencia y concentrar en una misma página muchos restaurantes distintos
Luján Scarpinelli
(0)
25 de marzo de 2012  

El modelo de Google como filtro de la Web se está replicando en menor escala. Dar orden al caos abre oportunidades; la practicidad es negocio en Internet, ya sea para vender un auto, conseguir un departamento o encontrar trabajo. Lo mismo ocurre con la sencilla tarea de ordenar un delivery de comida, algo que lentamente se va mudando desde el teléfono a la Red.

La mejora de las páginas web de algunas tiendas gastronómicas, con el despliegue de menús online y carritos de compras fue uno de los pasos para empezar a virtualizar las operaciones. Pero el uso del medio dio origen a otro servicio que, además de modificar la transacción de los ya tradicionales 0-800, amplía la oferta con una variedad de cartas.

Sitios como PedidosYa y Sinimanes reúnen comercios que los usuarios seleccionan a gusto a través de un filtro que arroja opciones, ya sea por restaurante o tipo de comida, y localización. La elección es derivada a los proveedores gastronómicos.

Aparecer en el listado que se abre ante los ojos de los comensales tiene un costo que se efectiviza en las ventas. Los portales perciben una comisión en torno del 10% sobre el precio final de cada pedido. "El restaurante no paga nada por estar, sino que abona a fin de mes por lo que vendió", explica Alvaro García, cofundador y CEO de PedidosYa. El costo incluye el envío de un e-mail al usuario minutos después de haber efectuado la orden. En esa confirmación se precisa el tiempo de espera para la entrega en el domicilio. El soporte sigue, de ser necesario, con el apoyo de un call center .

PedidosYa es un emprendimiento uruguayo que saltó el charco. En poco más de un año, sumó 800 comercios y restaurantes. "La idea era constituirnos en un Mercado Libre, pero de comida, donde uno pudiera ver las opiniones de otros, y llegar más allá de la mediación, asegurando la calidad del servicio", relata García, sobre el sitio que ya está presente en seis países y disponible en una aplicación para móviles con geolocalización.

La empresa se capitalizó en dos rondas de inversión en 2011, con el apoyo del fondo de riesgo de Hernán Kazah, uno de los ideólogos de MercadoLibre, y el fondo Atómico, creado por uno de los fundadores de Skype. El envión, aseguran, está aumentando la facturación en un 20% mensual. El sitio también funciona a la inversa: la pizzería porteña Romario optó por derivarle el tráfico de su propia página y centralizar las operaciones a fin de obtener una mayor eficiencia.

La casa de empanadas El Noble y la pizzería Los Maestros también usan una plataforma de pedidos. En ambos casos, el canal es la web de Sinimanes, creada hace casi un año por argentinos. "Nos diferenciamos con los descuentos que acordamos con los locales", explica Ignacio Guglielmetti, uno de los que puso la idea a andar y este año la llevará a ciudades del interior y a Perú. La marcha es intensa: "En 2011 facturamos $ 250.000 y estimamos triplicar esa cifra para diciembre", dice Guglielmetti, alentado por un alza mensual en la cantidad de pedidos del 35% en lo que va de 2012.

La democracia del medio de bajas barreras hace florecer a los competidores. Alentada por el localismo requerido en este negocio, la mendocina Atuplato se abrió un espacio y planea conquistar Cuyo.

El modelo avanza afuera: en Estados Unidos, GrubHub alista a 25.000 deliveries , mientras que la española Sindelantal.com adquirió el sitio mexicano Miorden.com, y puso a la Argentina en la mira.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.