Opinión. Los votantes no soportan las recesiones ni la inflación