Lucio Castro: "Este año el país puede crecer un poco más que el 3,5% fijado en el presupuesto"

El secretario de Transformación Productiva reafirma la política de acuerdos sectoriales; dice que crecerá la inversión y que no lo preocupa la suba del dólar
El secretario de Transformación Productiva reafirma la política de acuerdos sectoriales; dice que crecerá la inversión y que no lo preocupa la suba del dólar Crédito: Patricio Pidal/AFV
Carlos Manzoni
(0)
28 de enero de 2018  

La Argentina cerró 2017 con el crecimiento más saludable en décadas, en 2018 mejorarán claramente las perspectivas de inversión y en los próximos años aumentará la productividad de la economía local. El dueño de estas afirmaciones es Lucio Castro, secretario de Transformación Productiva de la Nación, quien además redobla su confianza en la política de acuerdos sectoriales, dice que hay un proceso de desinflación y arriesga un pronóstico optimista sobre las principales variables económicas: "Este año la Argentina puede crecer un poco más que el 3,5% fijado en el presupuesto".

-¿Cómo ve la marcha de la economía?

-Cerramos 2017 con una economía que después de cinco años de estancamiento mostró un crecimiento de casi 3%, el crecimiento más saludable en décadas. Estuvo basado fundamentalmente en inversión, una inversión que tiene como característica que por primera vez en años el componente vinculado con maquinaria y equipos desplazó a la construcción. Eso habla de un proceso de equipamiento y adecuación tecnológica, que en los próximos años aumentará la productividad. Además, el año pasado se logró encarrilar la normalización económica desde un proceso de desinflación cada vez más fuerte.

-¿Qué características tuvo ese crecimiento que menciona?

-Fue difundido a toda la economía y no se trató solo de algún brote verde, sino que se sintió en todos los sectores. La economía empezó a crecer a fines de 2016 en gran parte por la obra pública, en 2017 se sumó muy fuerte el agro y a fines del año pasado se agregó el consumo masivo, con la construcción privada dinamizando la economía. Y lo que se agregó, que es un dato muy importante para la Argentina, es la recuperación de Brasil en la última parte de 2017.

-¿Y qué estima para 2018?

-Será un año en el que mejorarán claramente las perspectivas de inversión por los cambios que se hicieron el año pasado. Sobre todo por la reforma tributaria: todos los sectores empresarios dicen que les mejora la tasa interna de retorno de las inversiones a cinco años por la caída de la presión tributaria. El segundo punto importante desde lo productivo tiene que ver con el cambio de las metas de inflación. A eso hay que sumarle la baja del costo de financiamiento, la mejora de los precios agrícolas y Brasil creciendo al 3%.

-Aun así, no llegan todas las inversiones esperadas...

-El año pasado cerró con una tasa de inversión agregada que es la más alta desde 2011, cercana a 20% del PBI. Lo que hubo a partir de 2011 fue un proceso de desinversión masiva, con caída de inversión privada y consumo del stock de inversión pública. Ahora hay una fuerte recuperación, que se va a consolidar este año. Sectores industriales, como el automotor, anunciaron inversiones millonarias. Un elemento muy importante es que este año y el año que viene serán años de la microeconomía.

-¿Cómo es eso?

-De lo que se trata es de afianzar la metodología de los acuerdos sectoriales, como Vaca Muerta, autos, construcción, motos, etcétera. Esto nos permite trabajar en tres ángulos muy importantes: lo laboral, modificando a veces los convenios colectivos de trabajo y trabajando sobre los costos laborales; la desburocratización, que permite reducir regulaciones y transferir al sector privado un punto del PBI, y la integración al mundo. El Presidente dice que esta es la forma en la que hay que trabajar.

-¿Le preocupa el aumento del dólar?

-Hay dificultad para entender cuál es el régimen macroeconómico de la Argentina. Este país tiene tipo de cambio flotante con un sistema de metas de inflación. La volatilidad del tipo de cambio es inherente a este tipo de regímenes. Que el dólar suba o caiga no es un tema de preocupación para nosotros, lo importante es la consolidación de la reforma de la política fiscal y la llegada de inversiones.

-Desde la ortodoxia económica se opina que el Gobierno no hace lo suficiente para bajar el déficit fiscal. ¿Qué opina sobre eso?

-Me parece que este gobierno el año pasado redujo el gasto público y sobrecumplió las metas de déficit fiscal en un contexto de crecimiento, algo inédito en la Argentina. Hemos logrado el año pasado cursar una reforma tributaria muy ambiciosa que elimina impuestos distorsivos. Y algo fundamental que se logró el año pasado fue el pacto fiscal.

-Otra crítica es que el país se está endeudando de más para afrontar gastos corrientes.

-Lo único que puedo decir es que el nivel de deuda pública neta de la Argentina es uno de los más bajos de América Latina y lo que estamos haciendo ahora es el plan de infraestructura más ambicioso de la historia argentina, con un fuerte aumento de la inversión real directa.

-¿Preocupa que el consumo no repunte y haya terminado el año con una caída de 1%?

-Hay que tener una visión amplia del consumo, porque no se trata solo de consumo masivo. Si uno mira el consumo de bienes durables (como autos y motos), ve que hay un récord histórico con perspectivas muy buenas para este año. Lo otro que aparece es que, gracias a los créditos hipotecarios, hubo récord de aumento de escrituraciones en la ciudad de Buenos Aires y en la provincia de Buenos Aires. Por otro lado, a partir del segundo semestre del año pasado vemos un crecimiento del consumo masivo de la base de la pirámide. Y cuando enfocamos en el resto de la pirámide, lo que aparece es que tiene otras alternativas de consumo (viajes, autos, viviendas).

-¿Cree que se podrá alcanzar la meta de crecimiento de 3,5% fijada en el presupuesto?

-Creo que, por los cambios del año pasado, va a haber mucha inversión este año. Es una meta muy alcanzable la de un crecimiento de 3,5%. Es más: creo que este año, si no hay cisnes negros internacionales, la Argentina puede crecer un poco más del 3,5% fijado en el presupuesto.

-Hubo despidos en algunos sectores, ¿cómo ve el empleo?

-Lo que muestra el país, en línea con su proceso de recuperación económica, es que está generando empleo. El empleo total aumenta en unos 150.000 puestos por mes. Pero hay realidades muy disímiles: por un lado, un sector de servicios muy dinámico (turismo, comercio y servicios basados en conocimiento); por otro lado está el agro, que tiene mucho dinamismo en carnes, pero problemas de oferta en los lácteos, y después, en general en la industria manufacturera hay una realidad muy heterogénea. La mayor parte de la caída del empleo industrial está explicada por tres sectores: textil, calzado y electrónica. El resto está creando empleo.

Mini bio

  • Profesión: economista
  • Estudios: Doctor en Economía (Universidad de Sussex, Reino Unido).
  • Cargo anterior: Director de Desarrollo Económico del Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (Cippec)

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.