Una elección con pesadas consecuencias. Luego de las últimas crisis monetarias, el mundo se pregunta: ¿cambio fijo o flotante?