Machinea apura medidas de apoyo a la inversión antes de viajar a Europa

Economía advierte que, si se acota el ajuste del presupuesto 2001, habrá que recortar el gasto social
(0)
21 de octubre de 2000  

El ministro de Economía, José Luis Machinea, podría lanzar entre el lunes y el martes algunas medidas para facilitar una mayor corriente de inversiones. El equipo económico evaluaba ayer, en el medio de una nueva escalada de rumores por el supuesto alejamiento del ministro, la posibilidad de difundir algunos instrumentos antes de la gira del presidente Fernando de la Rúa a España, de la que participará el titular del Palacio de Hacienda.

Con los nervios de punta por la nueva tormenta que afectó este viernes a la Argentina en los mercados -sensación mezclada con cierto alivio por la sanción de las leyes de emergencia económica y antievasión-, algunos colaboradores del ministro consideran que "éste es un buen momento" para intentar al menos un ligero cambio de expectativas.

Al respecto, se darían a conocer ciertas herramientas en sintonía con la estrategia que dejó entrever Machinea hace una semana en diálogo con La Nación : "Pensamos en algo más de desregulación e incentivos a la inversión en distintas áreas como hidrocarburos y minería, por medio de una baja de costos. Pero no es un cambio de rumbo, sino medidas que están en línea con lo que ya hicimos".

Sin embargo, un colaborador del ministro indicó anoche que aún se evalúa si es conveniente o no lanzar medidas en un contexto de confusión política y volatilidad financiera.

Presiones al Congreso

Al borde de la cornisa fiscal, el Ministerio de Economía considera que habrá que cortar el gasto social si el Congreso decide acotar el ajuste del presupuesto 2001.

Luego de la agitada reunión del martes último entre la Comisión de Presupuesto y Hacienda de Diputados y el viceministro Mario Vicens, la estrategia del Palacio de Hacienda giró, aunque levemente.

En sus últimas declaraciones, los funcionarios que acompañan a José Luis Machinea admitieron que aceptarán algunos de los cambios que propongan los legisladores al proyecto en cuestión. Sin embargo, al mismo tiempo aclararon en voz baja que la situación fiscal "está en el límite", ya que no hay margen para un ajuste demasiado menor al planteado en el proyecto original.

De este modo, aclaró una fuente de Economía a La Nación , si los diputados deciden retirar del presupuesto los recortes al fondo del tabaco y a los subsidios a los combustibles patagónicos, la opción elegida será reemplazar esos gastos por partidas del área social. En total, según la suma del Palacio de Hacienda, ambos conceptos representan unos 100 millones sobre los 700 millones de pesos que el Gobierno quiere reducir del gasto primario el año próximo. "No será difícil reemplazar esos 100 millones", aclaró la fuente con tranquilidad.

En cambio, las palabras del funcionario adquieren un tono más turbio cuando comenta las proyecciones fiscales de 2001.

Al respecto, en Economía admiten que no hay margen para mover las cuentas públicas si se quiere cumplir con la ley de solvencia fiscal, que marca un tope del déficit de 4800 millones de pesos.

"Y menos si todos coinciden en que el crecimiento será menor al que proyectamos", destacó la fuente. En Economía admiten que el crecimiento económico estará más cerca del 2% que del 3,7% que marca el presupuesto 2001.

Los colaboradores de Machinea creen que los diputados no actuarán en contra de la ley de solvencia fiscal que ellos votaron y que tampoco se jugarán a proponer un aumento de impuestos. En este contexto recordaron que el martes un legislador del Frepaso propuso que Altas Rentas se mantenga un año más, pero aclararon que no tuvo eco en el bloque. "Se dieron cuenta de que Altas Rentas afecta al 80% de los votantes de la Alianza", comentó la fuente con una sonrisa socarrona.

El gesto desapareció del rostro del funcionario cuando volvió a recordar, casi como una pesadilla, las críticas recibidas en el seno de la comisión que encabeza Raúl Baglini por parte de los diputados del bloque oficialista.

Con la crisis política que no termina de agotarse y la amenazante volatilidad de los mercados financieros, el equipo de Machinea reza para que los planteos del Congreso Nacional sólo sean fuegos artificiales. En menos de dos meses sabrán si se equivocaron o no.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.