Machinea: no se pidió un supercrédito

Realizará una gira por centros financieros de EE.UU. y de Europa para calmar a inversores; habrá un bono para las AFJP
(0)
28 de octubre de 2000  

"Si pudiera salir con Claudia Schiffer, también lo haría", comentó el ministro de Economía, José Luis Machinea, para desmentir "terminantemente" que la Argentina pueda acceder a un préstamo multimillonario para alejar las dudas de los inversores.

De esta manera, horas después de regresar a la Argentina tras participar en un tramo de la gira presidencial por España, el ministro negó las negociaciones con bancos internacionales y con el Tesoro de EE.UU. para obtener 7000 o 15.000 millones de dólares, según una versión. Uno de sus colaboradores comentó a La Nación que "ésta es la misma historia que en el tequila (1995), cuando todos los días se afirmaba que la Argentina accedería a un blindaje". Más sarcástico, otro miembro del equipo económico dijo que los rumores de los últimos días les permitieron amasar interesantes ganancias a algunos operadores del mercado.

El ministro también utilizó una frase con sorna para desmentir que el secretario de Finanzas,Daniel Marx, haya gestionado un paquete semejante en su viaje con el titular del Tesoro,Larry Summers, desde Montreal hasta Washington, tras la reunión del Grupo de los 20. "Si consigue 7000 millones cada vez que viaja al lado de Summers, seguirá viajando así", sostuvo Machinea, durante una larga conferencia de prensa en el microcine del Palacio de Hacienda junto a sus colaboradores. El ministro aclaró que él mismo habló con Summers hace una semana para contarle que Marx lo reemplazaría en la reunión del G-20.

En la primera hora del encuentro, el secretario de Defensa de la Competencia, Carlos Winograd, habló sobre la desregulación del sector de combustibles. En los siguientes 90 minutos, Machinea compartió el estrado junto a los secretarios de Energía, Débora Giorgi; de Pyme, Guillermo Busso, y de Comunicaciones, Henoch Aguiar. Cada uno de los funcionarios revisó los logros particulares de su paso por España.

Luego, Machinea negó por enésima vez su renuncia, destacó que su encuentro con Domingo Cavallo fue el primero "con foto" entre el ex ministro de Economía y un funcionario del Gobierno, desmintió las negociaciones por el "superpréstamo" y destacó el resultado de su visita a España. "Vamos a lograr un shock de inversión", afirmó el ministro, utilizando una de sus nuevas frases de cabecera tras las medidas anunciadas el pasado lunes, que incluyen diversas rebajas impositivas.

Según Machinea, el avance de estas medidas constituye su "única respuesta" ante las versiones que mencionan su posible renuncia.

Mejoría en los mercados

Con la tranquilidad de las dos alzas consecutivas registradas en la Bolsa porteña, Machinea dijo a La Nación que el horizonte puede despejarse para la Argentina, tras una semana de furia en la que hasta se mencionó un escenario de default (incumplimiento) en el pago de la deuda. De todos modos, el ministro optó por una respuesta cautelosa y dijo que habrá que esperar la evolución de los mercados la semana próxima. En su encuentro con los periodistas, Machinea reafirmó que la Argentina no tiene problemas de financiamiento y confirmó que habrá un bono especial para las Administradoras de Fondos de Jubilaciones y Pensiones (AFJP) por unos 500 millones de pesos.

Esta operación -que en realidad podría transformarse en un fideicomiso, según el sector privado- permitirá agrandar el colchón financiero de 2001, ya que las necesidades de este año están cubiertas, reiteró el ministro. Además, confirmó que el mes próximo emprenderá una gira por centros financieros de EE.UU. y Europa para calmar la ansiedad de los inversores.

Línea contingente

Aunque desmintió en forma tajante que la Argentina negocie un "superpréstamo", Machinea reconoció que en el encuentro del G-20 -y en la gira de Marx por EE.UU.- se volvió a hablar de la línea de crédito contingente (LCC) que el Fondo Monetario Internacional (FMI) ofreció, hasta ahora sin éxito. Este préstamo, de unos US$ 10.000 millones, está destinado a evitar los efectos de un "contagio externo". En la última asamblea del FMI se modificaron algunas condiciones que -según el Gobierno-acercarían la Argentina a la LCC.

Sin embargo, una fuente del FMI dijo ayer a La Nación que la crisis de estos días demostró que la Argentina, más que ser "víctima" de contagio, actuó como una potencial "fuente" de problemas.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.