Magariños, reelegido en Viena

Elogios del Financial Times
(0)
8 de diciembre de 2001  

VIENA (De un enviado especial).- Los 169 países miembros de la Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial (Onudi) reeligieron ayer por aclamación a Carlos Magariños como su director general por cuatro años más. Ante la asamblea de delegados nacionales que finalizó ayer en el Austria Center de Viena, el ex secretario de Industria y ex representante comercial ante Estados Unidos durante el gobierno de Carlos Menem prometió no sólo trabajar por los países más pobres del planeta sino también para aumentar los servicios de esta oficina de la ONU con los Estados de ingresos medios.

Magariños, en un discurso pronunciado en español, se fijó como meta de su segundo período al frente de la Onudi la recuperación de socios que se marcharon. Tal es el caso de los Estados Unidos, Canadá y Australia, que abandonaron el organismo por su ineficacia y descalabro financiero a principios de los noventa, antes de la gestión del ex funcionario argentino.

Delegados de diversos países destacaron a LA NACION que Magariños ordenó las cuentas y las actividades de la institución. Incluso el diario británico Financial Times calificó su desempeño como "relativamente exitoso".

La reelección de Magariños, sin embargo, encontró dificultades. No por la oposición de los demás países sino porque la Argentina debía cuotas de socio de la Onudi por 2,2 millones de dólares. Burkina Faso, uno de los países más pobres de la Tierra, aprovechó entonces para lanzar un candidato. Pero el ministro Domingo Cavallo y el secretario de Industria, Carlos Sánchez, destrabaron el pago de un millón apenas asumieron, en marzo pasado, lo que permitió que el ex miembro de su equipo en el gobierno de Menem pudiese presentarse a la reelección.

Magariños advirtió que esa institución "necesita inversiones crecientes". Incluso vinculó el desarrollo industrial y el combate a la pobreza con el concepto de seguridad nacional después de los atentados del 11 de septiembre pasado. "La paz es hija del desarrollo, y el desarrollo es hijo de la industria", declaró el vicepresidente de Perú, Raúl Diez Canceco, en el discurso de cierre de la conferencia.

El director general de la Onudi espera más donaciones, pero minutos antes de su discurso los países miembros debieron aceptar que Japón redujera sus aportes a la institución. La economía mundial está en recesión y hasta los países desarrollados están recortando gastos, advirtió uno de los delegados de la asamblea.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.