Mantendrían los planes de competitividad del transporte

Lo estudia el Gobierno para evitar paros de camioneros
(0)
11 de diciembre de 2001  

Pese al anuncio del Gobierno acerca de que se suspenderían los planes de competitividad sectoriales como parte de la estrategia para lograr un nuevo desembolso de fondos del FMI, los convenios del autotransporte de cargas y del de pasajeros seguirían intactos, según la alternativa que estudia el Ministerio de Economía.

La posibilidad se abrió ayer luego de una reunión que mantuvieron a última hora de la tarde el ministro de Economía, Domingo Cavallo; el de Infraestructura y Vivienda, Carlos Bastos, y el secretario de Transporte, Ignacio Ludueña.

De confirmarse, ésta sería la segunda vez en 10 días que las empresas del transporte automotor consiguen, por el poder de negociación de los camioneros, una revisión de decisiones gubernamentales que parecían, en principio, inmodificables.

La semana pasada, las firmas de autotransporte de cargas y las de ómnibus de larga distancia lograron que se les autorice la posibilidad de realizar por 15 días retiros de los bancos en efectivo de $ 500 por vehículo por semana, pese a que el Gobierno reglamentó para la mayoría de la población un monto máximo de extracción de $ 1000 al mes.

Esta decisión quedó instrumentada ayer por una disposición del Banco Central. La entidad espera retiros semanales de $ 100 millones sobre un parque de 200.000 camiones.

Con estas flexibilizaciones, el Gobierno prevé evitar medidas de fuerza que en el caso del transporte de cargas podrían redundar en cortes de rutas y dificultades de abastecimiento en las principales ciudades del país, además de generar perjuicios sensibles para la economía (de por sí alicaída) de los sectores productivos y exportadores.

Lo cierto es que la posibilidad de que se dé marcha atrás con los planes de competitividad había puesto de nuevo sobre la mesa el probable lanzamiento inminente de una nueva medida de fuerza de parte del autotransporte de cargas.

Esta posibilidad ya había estado latente la semana última, cuando muchos camiones dejaron de circular por falta de dinero efectivo.

"Hoy estamos trabajando con ingresos que están un 25% por debajo de los costos. Si se nos cae el plan de competitividad se nos haría imposible seguir operando y el sector se paralizaría", advirtió el vicepresidente de la Federación Argentina de Entidades del Autotransporte de Cargas (Fadeac), Marcelo Mugas.

Ayer esta entidad organizó una marcha por la ciudad para repudiar una eventual marcha atrás en los planes de competitividad que pueda poner en jaque los beneficios logrados por el sector a partir de la rúbrica del convenio, en julio último.

Tales beneficios suponen la eliminación de impuestos considerados distorsivos, como el del endeudamiento empresarial o el de la renta mínima presunta. Comprenden la posibilidad de computar los aportes patronales a cuenta del pago del impuesto al valor agregado (IVA) y el del componente impositivo del gasoil a cuenta de otros tributos.

En el transporte de cargas, el plan de competitividad venía funcionando como una válvula de escape ante las dificultades de financiamiento y los costos del gasoil que, según argumentan las cámaras del rubro, no están adaptados a los precios internacionales.

Sin competitividad

En la Confederación Argentina del Autotransporte de Cargas (Catac), otra de las entidades del sector, celebraron la novedad.

"Si eliminaban los beneficios el transporte no iba a poder competir. Actualmente, soportamos costos de combustible de $ 0,60 por litro contra $ 0,33 de Brasil", expresó su presidente, Rubén Agugliaro.

En tanto, el titular de la Cámara de Empresarios de Autotransporte de Pasajeros, Héctor Tilve, explicó en declaraciones a la agencia Télam que su sector no podría subsistir si se elimina el plan de competitividad. Señaló que esta medida "significaría un aumento del 20% del precio del gasoil y del 10,5 % por pago del IVA".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.