Marcan diferencias con el caso turco