Marta Harff entró en convocatoria

La cadena tiene una deuda de 2 millones
(0)
28 de diciembre de 2001  

Arrastrada por la caída en las ventas y la falta de acceso al crédito, la firma Marta Harff, símbolo de los emprendedores y el esfuerzo durante la Argentina de los años 90, presentó ayer su concurso de acreedores.

"Esperábamos poder repuntar con las ventas de diciembre, pero todo empeoró", admitió Marcos Efron, gerente general de la empresa, cuya mayoría accionaria está en manos de un fondo de inversión norteamericano.

Marta Harff es una cadena que se dedica a la venta de jabones, champús, sales de baño, artículos de tocador, aromaterapia, etcétera. Fundada en 1987 por la propia Marta Harff, tuvo un crecimiento importante a lo largo de toda la década, llegando a tener 27 locales propios y 18 franquicias, y una facturación anual de 10 millones de pesos.

El año pasado, el quiebre

"El quiebre comenzó el año pasado. La recesión nos impidió recaudar y la situación se fue complicando en todos los frentes. Por ejemplo, se endurecieron mucho las condiciones de negociación con los shoppings, que es donde está la mayoría de nuestros locales", dijo Efron.

En 1999 el fondo de inversión norteamericano Trust Company of West (TCW) compró el 80 por ciento de la empresa, en una cifra que no trascendió. Pero el management continuó en manos de su fundadora. La entrada del nuevo socio se tradujo en el desarrollo y la incorporación de nuevos productos, y en el aumento de sucursales, tanto en la Capital Federal como en el interior, que pasaron de 21 puntos de venta a 31.

Pero el crecimiento se detuvo. El último año no alcanzaron a facturar 7 millones de pesos, y arrastra una deuda de 2 millones de pesos. Las ventas en el año cayeron un 30%. Y diciembre contra diciembre, por ejemplo, la caída fue mayor, del 40 por ciento. Los principales acreedores son los productores de materia prima que abastecen a la firma.

Marta Harff emplea a 160 personas y, por ahora, no se han anunciado despidos, aunque se les adeuda el aguinaldo. "Todavía no hemos tomado ninguna decisión con respecto a los empleados, pero esto no es el fin de la empresa. Vamos a seguir trabajando", afirmó Efron.

La marca personal

Marta Harff es uno de los símbolos de los emprendedores argentinos: licenciada en administración de empresas y contadora pública por la Universidad de Buenos Aires, junto con quien entonces era su marido fundó Valot, firma que se dedica a la venta de artículos de higiene a empresas y organismos públicos.

Luego de separarse debió comenzar de cero con una empresa propia que se transformaría en un éxito gracias a la fórmula de unir el sistema de franquicias con locales propios. En 1987 comenzó vendiendo jabones con formas y aromas de frutas y fue incorporando distintas líneas de productos. Logró expandirse con un fuerte desarrollo de marca, basado en su imagen de mujer emprendedora y eficiente. En complemento con su actividad, lanzó un centro de capacitación y spa.

En abril del año último fue elegida como una de las 40 mujeres líderes mundiales de nuevos emprendimientos en el Women Entrepreneur of the World que se realizó en Venecia. Escribió dos libros ("Recomenzar. El desafío de mi vida" y "Recomenzar. Exito, amor y maternidad después de los 40 años"), contando su experiencia de vida.

Hija de inmigrantes que vinieron a la Argentina escapados de Europa por la persecución nazi, Harff fundó una compañía y tuvo un hijo a los 47 años, lo que la transformó en un referente para las mujeres de mediana edad.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.