Martín Marrón: "El mercado tiende a subestimar la velocidad de salida de una recesión"

El CEO para América latina y Canadá de JP Morgan cree que la economía argentina podría dar sorpresas; los inversores, dice, esperan ver continuidad en las políticas
Florencia Donovan
(0)
18 de septiembre de 2016  

Crédito: Florencia Donovan

Los pronósticos del mercado para la Argentina podrían estar pecando de cautos. Para Martín Marrón, CEO para América latina y Canadá de JP Morgan, con Brasil ya abandonando la recesión, las perspectivas para la Argentina lucen inmejorables. En una entrevista con LA NACION, Marrón, que es argentino y viajó a Buenos Aires para participar del Foro de Inversiones, coincidió con Facundo Gómez Minujín, presidente de JP Morgan Argentina, en que una vez que el Gobierno demuestre una continuidad en sus políticas, el financiamiento para el país no tardará en llegar. "Hay mucha actividad reprimida que va a tener que ocurrir", vaticinó.

-El banco fue uno de los primeros en financiar al nuevo gobierno tras la salida del cepo. ¿Cómo ve la situación nueve meses después?

Martín Marrón (MM):-Estamos muy optimistas, el Gobierno está haciendo las cosas bien. Esperemos que después de este foro muchos inversores comiencen a invertir. Lo que ha habido más que nada fue inversión financiera, que es lógico. Después de que un país está tantos años fuera del mercado de capitales y del mundo, como lo fue la Argentina entre 2001 y 2015, la primera inversión que va a llegar es siempre financiera y de corto plazo. Algunos de esos capitales ya habían empezado a llegar en 2013, cuando el Gobierno anterior perdió las elecciones, y quedó claro que el objetivo de lograr la reelección no iba a ser posible. Ahí yo noté un cambio de mentalidad en muchos. De alguna manera, se podía prever que iba a haber un cambio político, porque el kirchnerismo no iba a poder generar su propio reemplazante. Pero fueron muy pocos los pioneros. Muchos después vinieron cuando el gobierno cambió. El primer mercado que reaccionó fue el de deuda, donde hubo una emisión sustancial del gobierno nacional y de las provincias. Creemos que a partir de ahora esa emisión va a ser bastante menor, y hecha de una manera previsible, como en el resto del mundo. Todos los países del mundo tienen planes de emisión de deuda anuales. No sería lógico que el Gobierno emita US$ 16.500 millones de deuda el año que viene.

-¿Cuánto tiempo puede llevar poner en marcha esas ansiadas inversiones?

MM:-Es difícil saberlo. Hay mucha demanda de activos locales y las compañías argentinas van a tener la oportunidad de volver al mercado de capitales. Antes no la tenían porque el límite que tiene una compañía privada para emitir está siempre dado por el límite del soberano, y el valor del soberano era prohibitivo. Pero vemos que va a haber emisiones de acciones: el Bovespa mueve US$ 2000 millones por día y nosotros, US$ 20 millones, y la economía argentina no es el 1% de Brasil... Entre 2005 y 2015 el negocio de ofertas públicas iniciales (IPO, en la jerga) fue de 0,2% del PBI en la Argentina y de 1,4% en Chile; el mercado de fusiones y adquisiciones (M&A), fue de 1,1% versus 5,5% en Chile. Hay actividad reprimida que va a tener que ocurrir.

-¿Por qué entonces tanta cautela?

MM:-La cautela de un inversor de largo plazo es consecuencia de la historia económica. Algunos ya tomaron la decisión, pero no se puede pedir que lo hagan en masa.

Gómez Minujín (GM): -Muchos ya están en la Argentina, pero tenían que girar dividendos y pagar préstamos intracompañía pendientes. El Gobierno les fue dando certidumbre. Pero, por otro lado, muchas empresas invierten para exportar, y como Brasil estaba en recesión no había urgencia. Las inversiones reales demorarán su tiempo.

(MM):-Pero Brasil ya salió de la recesión y no me sorprendería que el mercado ajuste al alza sus expectativas de crecimiento para Brasil y para la Argentina, una o dos veces antes de fin de año. El mercado financiero tiende a subestimar la velocidad de recuperación de una recesión

-¿Hay financiamiento para esas inversiones?

(GM):-Va a haber mucho más acceso al crédito para la Argentina de entidades internacionales, dado que es posible que las organizaciones de EE.UU. suban el rating de la Argentina antes de fin de año. El Eximbank es un ejemplo; en una semana y media viene Jack Lew (el secretario del Tesoro de EE.UU.), es toda una señal.

-JP Morgan abrió uno de sus centros globales de servicios en Buenos Aires en pleno kirchnerismo... ¿También fueron de los que lo hicieron una vez que vieron que habría un cambio político?

(MM): -Se eligió en 2014 a Buenos Aires como uno de los 18 hubs estratégicos. En aquel momento no teníamos más de 100 personas y hoy tenemos 520. Estamos contratando 50 personas por mes, y la idea es llegar a 2017 con 1200.

(GM):-Si bien la decisión se tomó antes, ahora con la certeza que este Gobierno nos da, se está impulsando un crecimiento más rápido del hub.

-¿Qué deberes todavía tiene que hacer el Gobierno?

(GM): -Muchas veces se lo intenta caratular a este Gobierno de ortodoxo, pero no lo es. Tiene mucha sensibilidad social, en todos los aspectos vinculados a la sostenibilidad del empleo. Creo que lo que le falta es que el próximo año en las elecciones de octubre se ratifique el rumbo de lo que han venido haciendo.

(MM): -O sea, continuidad.

-Si Brasil empieza a recuperar, ¿los inversores le van a exigir más a la Argentina?

(MM):- Hay una diferencia grande entre la América latina de hoy y la de hace 30 años. Antes la única diferencia era el tamaño relativo de los países, pero todos tenían más o menos los mismos fundamentals. Hoy hay cuestiones idiosincrásicas de cada país que los hacen diferentes de otros. Lo que notamos en la región, que es muy bueno y que es condición necesaria, es que pareciera haber un consenso en contra de los populismos, a diferencia de lo que se ve en el mundo desarrollado. Porque tanto en Europa como en Estados Unidos estamos viendo lamentablemente un resurgir del populismo.

-¿Hacia dónde debería ir la política comercial de la Argentina? El Mercosur, el Pacífico...

(GM):-Vengo de almorzar con la canciller Susana Malcorra y coincido con ella en que las inversiones van a venir de aquellos países donde las economías son más desarrolladas: Estados Unidos, Europa. Pero la oportunidad de la Argentina para la exportación está en Asia, África, en los países que no están cubiertos por las grandes potencias. Ahí es donde hay muchísimos acuerdos bilaterales por hacer. Y el Mercosur es clave.

-¿Cómo ven el blanqueo?

(GM):-Muy positivo. Creo que lo que va a ocurrir es que la gente va a entrar a último minuto. La gran mayoría va a ser de fondos que están fuera de la Argentina y no dentro, en cajas de seguridad. Y las bancas privadas, en general, por temas regulatorios, van a incentivar a los clientes a que entren dentro del blanqueo para poder seguir operando esas cuentas.

-¿Puede cambiar su negocio de banca privada con el blanqueo?

(GM):-Estamos en el negocio desde afuera: desde NuevaYork, Miami y Ginebra. No creo que sea necesario tener una presencia local. El Gobierno está tratando de incentivarlo a través de normativa, pero por ahora no lo vemos como un paso necesario que además requieren nuestros clientes.

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.