Marx dio en Brasil detalles del acuerdo con el Fondo

Viajó ayer y se reunió con el presidente del Banco Central
(0)
28 de agosto de 2001  

SAN PABLO.- Parte del equipo económico argentino embarcó ayer hacia Río de Janeiro para un encuentro con sus pares brasileños.

El motivo del viaje, dado a conocer pocas horas antes de embarcar, fue a modo informativo, según un funcionario brasileño.

"El encuentro será para mantener una conversación personal, evaluar la coyuntura económica de ambos países, analizar perspectivas e informar al Brasil sobre el acuerdo firmado con el Fondo Monetario Internacional (FMI)", según le dijo a LA NACION un asesor del presidente del Banco Central de este país, Arminio Fraga.

La delegación argentina llegó a las 18.45 a Río de Janeiro en el Tango 03. Formaron la comitiva el secretario de Finanzas del Ministerio de Economía, Daniel Marx; el jefe de Gabinete de asesores del ministerio, Guillermo Mondino, y el vicepresidente del Banco Central, Mario Blejer. En tanto, el secretario de Política Económica, Federico Sturzenegger, tenía previsto viajar, pero desistió de hacerlo poco antes de la partida.

Además de Fraga, recibieron al grupo argentino el secretario para Asuntos Internacionales del Ministerio de Hacienda, Marcos Caramuru, y algunos colaboradores directos del presidente del Banco Central. Caramuru es el articulador de la presencia brasileña en los foros económicos internacionales.

Tras la reunión, en la sede del Banco, en el centro de Río de Janeiro, los integrantes de ambos equipos económicos cenarían juntos. Los funcionarios argentinos embarcarían para la Argentina hoy, a las 8.

Silencio

Considerando que lo que los funcionarios iban a mantener era una conversación informal e informativa, sorprendió el grado de misterio que rodeó los preparativos. Consultados por este cronista, algunos funcionarios de ambos países se sorprendían y preguntaban ayer: "¿Los medios ya están sabiendo (del encuentro)?".

Un diplomático argentino consultado atribuyó el viaje a "una especie de agradecimiento por el apoyo prestado por Brasil durante la negociación del paquete de ayuda con el FMI".

Sin embargo, el misterio en torno de la reunión llevó a pensar en algo más, que no podría ser conversado por teléfono, como lo hacen casi a diarios los funcionarios de los ministerios de Economía de ambos países. Algo de lo cual ni los diplomáticos de ambos países ni los asesores directos fueron interiorizados.

Ambos países acaban de obtener un préstamo del Fondo Monetario Internacional. Brasil recibirá US$ 15.000 millones y la Argentina, US$ 8000 millones de dólares.

Ese monto se suma a los 14.000 millones que el organismo multilateral de crédito ya había comprometido en el blindaje otorgado en diciembre último junto con otros organismos internacionales por un monto de 39.700 millones de dólares.

Problemas comunes

Al mismo tiempo, tanto Brasil como la Argentina, además de haber negociado poco tiempo atrás una nueva ayuda extraordinaria del FMI, tienen problemas graves debido al perfil y la dimensión de su deuda.

La deuda en títulos públicos del gobierno brasileño, que era de 62.000 millones de dólares en 1995, llega hoy a 238.000 millones de dólares.

El pasivo externo era 145.000 millones de dólares en 1995 y ya llega a 250.000 millones de dólares. Al mismo tiempo, la proporción entre la deuda y el PBI creció casi diez puntos porcentuales en tres años, y ya alcanza casi el 53 por ciento del producto bruto interno de Brasil. Los problemas de la Argentina con su deuda son ampliamente conocidos.

Por esa razón todas las especulaciones sobre el motivo de la reunión recaen exactamente sobre ese tema, común y caro para ambas naciones: cómo volver más manejables las deudas de ambos países después de ajustes fiscales profundos que parecen haber llegado al fondo.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?