Más allá del fútbol: el otro partido dentro de las empresas

La final de la Copa América no terminó con el último penal que pateó Chile; quedan lecciones con miras al futuro
Paula Urien
(0)
13 de julio de 2015  

Hay varias cosas para analizar desde el punto de vista del management relacionadas con la final de la Copa América, la semana pasada en Chile. En primer plano, un equipo que jugó dos finales en el transcurso de un año. Para empezar, la tolerancia a la frustración o resiliencia, según Cristina Bomchil, directora de la consultora Valuar. "Se trata de salir fortalecido de los errores. La teoría del fracaso dice que no se puede tener éxito sin el fracaso, algo que enseña a tener humildad y a escuchar."

"Los líderes tienen que gestionar emociones -dice Gerardo Fraire, director de relaciones Institucionales de Tarjeta Naranja-. Las nuevas generaciones muchas veces quieren todo para ya, y esto en general no es posible." Errar es humano, y por lo visto esta semana también forma parte de los sistemas más sofisticados de la tecnología, como se vivió durante la falla que paralizó a la Bolsa de Nueva York y a United Airlines en el mismo día.

Cuando un proyecto no obtiene los resultados esperados, lo peor es enojarse con los líderes, con los integrantes del equipo, con el proyecto en sí. "Los japoneses hablan de un error como un tesoro porque es una oportunidad de mejora", dice el ejecutivo de la tarjeta que fue sponsor de la selección.

Si el DT tendría que haber puesto, o no, a Carlitos Tevez es otra cuestión. Ver el partido y chequear Twitter permite tomar el pulso de los ánimos de los espectadores, y había un clamor: que lo pongan a Tevez. El DT habrá tenido sus razones, pero el enojo de los espectadores no se hizo esperar, a tal punto que después del partido se especuló que Messi, bastante vapuleado en las redes y en los medios, no quisiera jugar más con la celeste y blanca.

En las empresas, el nuevo jugador que llegó para quedarse es precisamente el cliente externo, aquel que consume sus productos... y opina. La viralidad es tal que un comentario puede evaporar una carrera: "Rumbo a África. Espero que no pesque el sida. Es broma. ¡Soy blanca!", escribió una ejecutiva de InterActiveCorp, y fueron sus últimas palabras en la red como empleada. Las empresas también sufren. Por ejemplo, un videojuego en el que la estrella era Tiger Woods tenía una falla que detectó un usuario, que a su vez la subió a YouTube. La empresa que lo hizo debió actuar de inmediato para evitar un daño en su imagen. En resumen, qué piensan los usuarios/consumidores/espectadores, vale. Y si se tiene una buena razón para haber hecho lo que se hizo, mejor explicarla, casi como si estas audiencias formaran parte del equipo.

Precisamente, la capacidad para trabajar en equipo (que no es la suma de individualidades) es una de las competencias más pedidas hoy. Si la selección de estrellas de la Argentina pueden formar un equipo jugando a su vez en diferentes países es algo para evaluar. "No es un management exitoso el de aquel que depende de una estrella (que puede ser Messi)", dice Bomchil, que a su vez asegura que al equipo hay que motivarlo, reconocer sus logros, y no apropiarse de sus méritos.

Por último, el lunes después del partido se reunió el "comité de marca" de Tarjeta Naranja, integrado por la agencia de publicidad, de marketing y el presidente de la compañía. Querían evaluar el impacto del esponsoreo después de la frustración general. "Hay un orgullo por ser sponsor de la selección", dice Fraire. En las buenas y en las malas, se trata de una pasión.

Tolerar la frustración

Clave del éxito

Fuente: LA NACION

Enseñanza japonesa

Una final es un principio, lo mismo que el fin de un proyecto puede dar lugar a uno nuevo. La pasión bien entendida impulsa la energía positiva. Los jugadores y también los empleados pasan por muchas etapas, y cada una lleva al aprendizaje. Ése es el verdadero éxito

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.