El escenario. Más codicia que desconfianza