Más de 2,5 millones de desocupados

Los subocupados son 1,4 millón, según estimaciones del Ministerio de Economía; muy cerca del récord de desempleo En el último año se sumaron 505.000 desocupados Muchos abandonaron la búsqueda de un puesto por desaliento El problema es más grave entre los varones y los jefes de hogar
Silvia Stang
(0)
14 de diciembre de 2001  

Ver el informe completo del INDEC (archivo Pdf - tamaño 52 Kb)

Un total de 3.940.000 personas tienen problemas de inserción laboral en la Argentina. La estimación del Ministerio de Economía indica que, entre octubre de 2000 y octubre último, 720.000 trabajadores se sumaron a las filas de los desocupados o de los subocupados que buscan trabajar más horas y no lo logran.

En el período, hubo una destrucción neta de 380.000 puestos de trabajo en los centros urbanos del país, lo que dejó como consecuencia un número de desocupados estimado en 2.532.000 -505.000 más que un año atrás-, al tiempo que la población ocupada se calcula en 11.676.000 personas, entre las cuales, 1.408.000 trabaja pocas horas y tiene la necesidad de hacerlo en forma más intensa.

Los datos surgen de estimaciones hechas por Economía sobre la base de los resultados de la Encuesta Permanente de Hogares que ayer difundió el Indec, y que da cuenta de una tasa de desocupación del 18,3%para los 28 centros urbanos que toma el relevamiento.

Un hecho ayudó a "suavizar" el impacto de la caída de la ocupación sobre el desempleo. El porcentaje de la población que es considerada "económicamente activa" ( gente que trabaja o busca trabajo) disminuyó del 42,7 al 42,5 por ciento.

Esto significa que muchas personas abandonaron su búsqueda, según admitió el secretario de Política Económica, Guillermo Mondino, "por el efecto desaliento". En otras palabras, muchos de quienes buscaban un puesto dejaron de hacerlo porque la crisis anuló sus expectativas de conseguirlo.

Las ciudades en las que la desocupación alcanzó sus índices más elevados son Mar del Plata y el Gran Rosario, con un índice del 22,8 por ciento. Les sigue el conjunto de partidos del conurbano bonaerense, donde se registró una tasa del 21 por ciento. Los resultados del Indec arrojaron un desempleo más leve para los aglomerados del interior (17,4%) que para la Capital y sus alrededores, donde alcanzó el 19 por ciento.

Servicios en baja

En esta última zona y, según cálculos difundidos por la cartera económica, la mayor caída del empleo se dio en el sector de los servicios financieros, que tuvo una contracción del nivel ocupacional del 24,1 por ciento. La destrucción de puestos fue también importante en las empresas de salud, con una caída del 23,5 por ciento. Se trata de actividades que tiempo atrás habían liderado el ritmo de creación de puestos de trabajo.

También tuvo un retroceso notable -del 17,1%- la ocupación en el servicio doméstico y en otras compañías de servicios, del 11,2 por ciento.

El empleo creció en la educación y por la entrega de planes de empleo, aunque en este último caso es muy bajo el número de personas beneficiadas. De todas formas, el dato permite estimar que las ocupaciones surgidas en el período fueron de baja calidad. También aporta a esa idea el hecho de que, siempre en el Gran Buenos Aires, la tasa de inserción de empleos permanentes cayó un 9,1%, mientras que la de puestos no permanentes, creció un 2 por ciento.

Por otra parte, si se observa la evolución sectorial sólo en la Capital Federal, se desprende que hubo un incremento de trabajo en la administración pública del 13,2% anual.

En la misma zona, además, bajó la proporción de ocupados nativos de otras provincias y de los nativos de otros países, del 26,4 al 24,3% y del 9,3 al 8%, respectivamente.

El GBA mostró un aumento del número de desocupados del 28,7% anual, al pasar de 795.000 a 1.024.000 personas. Dentro de ese grupo se destaca la presencia de 383.000 jefes de hogar sin empleo, contra 276.000 de un año atrás, lo que muestra un incremento del 39 por ciento.

Por otra parte, la evolución de los desempleados se comportó de manera muy diferente en la población masculina respecto de la femenina. Mientras que en el primer caso el incremento de los sin empleo llegó al 48,7% anual, en el segundo grupo esa tasa fue del 6,4 por ciento.

Grandes ciudades

  • La población más afectada por la pérdida de puestos laborales en el último año es la que se encuentra en los dos principales centros urbanos del país: el área metropolitana (Capital y conurbano) y el Gran Córdoba. En esas localidades se destruyeron 251.000 y 57.000 empleos, respectivamente. Esa caída de la ocupación explica el 81% de la destrucción de puestos en todo el país.
  • Más información:

    Siga todas las repercusiones de las nuevas medidas económicas a través de la Cobertura especial de LA NACION LINE.

    ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.