Más depósitos, menor demanda de crédito