Más incentivos a la producción de gas

Mejorarán el precio para las pymes petroleras con aportes estatales
Pablo Fernández Blanco
(0)
29 de noviembre de 2013  

En sólo 10 días, el ministro de Economía, Axel Kicillof, dio sobradas muestras de conocer con precisión los conceptos que orientan los negocios en función de criterios de mercado. En el microcine del ministerio, frente a un auditorio de empresarios de la industria petrolera, Kicillof desplegó ayer un diagnóstico sobre la situación energética y posibles alternativas para su tratamiento en términos similares a lo que desde hacía tiempo reclamaba el sector privado.

"Sabemos muy bien que para recuperar la soberanía energética se necesita una interacción estrecha entre lo privado y lo público", expresó. Con el ministro de Planificación, Julio De Vido, a su derecha, Kicillof anunció la creación de un "programa de estímulo a la inyección de gas natural para pequeñas y medianas empresas petroleras", que consistirá en asegurarles mayores ingresos a las compañías que se comprometan y cumplan con una mayor producción de gas.

Es una extensión de la iniciativa que anunció la presidenta Cristina Kirchner en noviembre de 2012 para aumentar la producción de gas. Según Kicillof, a través de ese plan de estímulo el Gobierno logró "un incremento de 4%, que le ahorró al país US$ 800 millones (en importaciones)".

Para las empresas que acepten, el premio es grande. Pero para recibirlo deberán seguir varios pasos. El primero es adherir al plan. Luego tendrán que comprometerse con el Gobierno a mantener la inyección de gas al sistema por encima de la denominada "inyección base". Según el aumento que logren en la producción, podrán obtener por cada millón de BTU (la unidad de medida) adicional que produzcan entre 4,5 y 7,5 dólares. Si bien puede haber una gran variación según la empresa, implica una remuneración hasta tres veces superior a sus precios promedio de venta actuales.

El pago adicional a las pymes petroleras se les transferirá en carácter de subsidio. Es decir, no lo pagará el cliente, sino el Estado. De acuerdo con el cálculo oficial, esa erogación de recursos públicos será positiva al final del día. El año próximo, por caso, esperan pagarles unos US$ 104,4 millones a las empresas que se sumen al plan. Pero ese estímulo le ahorraría al Estado unos US$ 225 millones en concepto de importaciones de energía, el agujero negro por el que hoy se le escurren al Gobierno los dólares que tanto le cuesta atraer. Hasta 2017, el Gobierno estima destinar a esa clase de subsidios otros US$ 700 millones y espera sumar a la red 5 millones de metros cúbicos de gas diarios e inversiones por US$ 2500 millones, según De Vido.

Para obtener el subsidio, las empresas deberán comprometerse a poner en disponibilidad una determinada cantidad de gas. Si no lo logran con mayor producción, tendrán que hacerlo con importaciones a su cargo.

Los empresarios tomaron la noticia con agrado. Hugo Eurnekian, jefe de los negocios energéticos de Corporación América, mostró alegría cuando vio la primera pantalla del Power Point. No era para menos. Su reciente adquisición, CGC, podría estar en la lista de compañías beneficiadas. Entre Lomas, Enap Sipetrol y Medanito son otros nombres que podrían entrar en la lista. Ricardo Aguirre, de Chevron, admitió: "Todos estamos muy optimistas", expresión similar a la de Güimar Vaca Coca, de Americas Petrogas.

Kicillof y De Vido estuvieron cercados por cuatro gobernadores: Fabiana Ríos (Tierra del Fuego), Jorge Sapag (Neuquén), Gildo Insfrán (Formosa) y Eduardo Fellner (Jujuy). Aún no saben si cobrarán regalías adicionales por el mayor ingreso que recibirán las empresas.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.