Más suspensiones en la planta de Quickfood

Se subsidiará a trabajadores afectados
Se subsidiará a trabajadores afectados
(0)
29 de abril de 2006  

La empresa Quickfood decidió suspender ayer a 370 trabajadores -en los próximos días los afectados sumarán 530- de su planta frigorífica en la localidad puntana de Villa Mercedes, que permanecerá cerrada por 15 días. Una de las más antiguas compañías de la industria de la carne -entre sus productos más reconocidos están las hamburguesas Paty- se ve así fuertemente afectada por la medida que suspendió las exportaciones.

El Gobierno estableció ayer el marco regulador para el otorgamiento de subsidios a los trabajadores afectados por esta situación. El decreto 516, publicado en el Boletín Oficial, dispone la creación del programa de asistencia al empleo para quienes tengan su actividad suspendida.

Consultado por LA NACION, el jefe de Gabinete del Ministerio de Trabajo, Norberto Ciaravino, comentó que, tomando como referencia la norma, se considerará caso por caso la forma en que se pagará la ayuda. El objetivo, dijo, es garantizar el pago de 200 horas de trabajo. Como el promedio del salario horario es de alrededor de 5 pesos -en rigor, varía según la categoría-, el ingreso mensual se aproximaría a 1000 pesos.

Por convenio colectivo, los empleadores deben afrontar el pago de 140 horas, con lo cual, el subsidio estatal será suficiente para completar el monto correspondiente a 200 horas.

Según Ciaravino, algunas empresas solicitaron del Ministerio de Trabajo colaboración para que las horas no trabajadas sean ocupadas en la asistencia a cursos de capacitación. De hecho, el subsidio económico es sólo una parte de la ayuda que prevé el programa estatal. El decreto también menciona acciones orientadas a la asistencia técnica a empleadores, sindicatos y obras sociales, para adecuarse a la realidad del mercado y evitar que se produzcan conflictos entre las partes.

La norma aclara que no se suspende el pago de las asignaciones familiares y que se garantiza la atención médica obligatoria a cargo de las entidades sindicales de salud. Los fondos para los subsidios saldrán del Fondo Nacional del Empleo, al que contribuyen todas las empresas empleadoras.

Una semana atrás, el sindicato de la actividad estimó que ya había 1600 trabajadores suspendidos y que, de continuar la suspensión a las exportaciones, la cifra ascendería a 4500. En la cartera laboral no aportaron datos sobre el número de afectados. En total, en la industria se desempeñan unas 10.000 personas.

En el caso de Quickfood, la fábrica de Villa Mercedes, que faena unas 750 cabezas de ganado por día, representa un 50% de la actividad de la firma en el país. Con la suspensión de las exportaciones de carne, los responsables de la firma decidieron cerrar sus puertas al menos por 15 días. "Hemos intentado acercar trabajo, pero la verdad es que no depende de nosotros y así no se puede seguir; fue muy duro, pero tuvimos que informarle al personal que cesamos las actividades", dijo el gerente de la planta, Eduardo Di Giusto.

En el establecimiento hay aún unas 3000 toneladas de carnes enfriadas que no pudieron embarcarse. Además, quedaron varados en el puerto ocho contenedores con cortes de alta calidad con los papeles en regla que fueron frenados por la Aduana. "Ya tenemos 45 días de demora de esa carga y si no pasa nada, puede echarse a perder", advirtió Di Giusto.

Respecto del cierre de la planta, el directivo sostuvo que "el sindicato y el personal afortunadamente entendieron que la situación no fue generada por la empresa y, lamentablemente, son los que más sufren las consecuencias".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.