El análisis. Más transparencia, menos beneficios y una reforma impositiva amarreta