Más visitas a los comercios para comprar mucho menos

Este año, el 75% de la gente elige promociones y ofertas por encima de las marcas
(0)
30 de junio de 2002  

La devaluación del peso trajo consigo nuevas costumbres que los argentinos creían olvidadas. Elegir sin mirar las marcas sino los precios, caminar lo que haga falta para buscar ofertas, volver a comprar "de a puchos" y en varias visitas a los comercios en lugar de hacer una gran compra mensual son algunas de las nuevas costumbres argentinas que crecen a la sombra de la crisis.

Estos nuevos hábitos fueron revelados por el estudio Preference 2002, elaborado por el Instituto Latinoamericano de los Canales de Distribución (Ilacad), al que LA NACION tuvo acceso exclusivo.

Según el trabajo, ahora, para el 75% de los consumidores la razón principal de la selección del comercio donde realizarán sus compras se basa en los precios y ofertas o promociones. Esas razones preocupaban al 63% de la gente el año pasado, al 57% en 2000 e influían en apenas el 39% de los consumidores en 1997. Mientras que en 2001 un 14,4% de los compradores elegía un comercio cercano para ahorrar tiempo, y sólo un 6% puede darse ese lujo hoy.

También cambió la cantidad de veces que se hacen las compras. Este año, los argentinos visitan locales comerciales 11 veces por mes, mientras que en 2001 lo hacían 9 veces.

A pesar de que la inflación de bolsillo que mide la consultora CCR ya supera el 57% (ver página 8), la compra mensual promedio pasó de 233 pesos en 2001 a 236 pesos este año. Es decir que se gasta casi lo mismo, pero se compra mucho menos.

Además de la frecuencia, cambian los comercios elegidos para hacer las compras. Este año hubo una fuerte suba de las compras en los negocios que ofrecen bajos precios,conocidos como hard discount, sobre todo en los sectores ABC1, es decir, en la clase con mayores recursos económicos.

Por primera vez aparece en el estudio la mención de los canales informales de compra, como son las ferias, los nodos de trueque y los puestos callejeros. Este año, un 3,4% de los compradores los eligen por encima de los canales tradicionales.

"Hoy en día, en el contexto de la fuerte crisis económica, este canal alternativo surge e inclusive demuestra un alineamiento de la situación económica y de consumo de la Argentina con el resto de los países de la región donde las ferias cumplen un rol protagónico y casi tradicional", indicó Frédéric Gautier, presidente de Ilacad.

Y mientras los niveles económicamente más acomodados se lanzan hacia el hard discount, las clases menos favorecidas propician el desarrollo del canal informal como una alternativa posible para abaratar costos.

¿Adiós a don Manolo?

El almacén bajó drásticamente su participación en el menú elegido por los compradores. El año pasado el 21% de la gente compraba allí y ahora lo hace el 13,8% de los compradores.

Frédéric Gautier señala que "es bien triste todo esto; este año, como gran cambio, se está viendo la lenta desaparición de los almacenes, que fueron los primeros en sentir los recortes de los proveedores, sobre todo porque no tienen estructura financiera para resistir".

En cuanto a la elección de productos, observando al consumidor frente a la góndola se detecta que existe una gran diferencia entre los niveles socioeconómicos. "Los más acomodados privilegian el consumo de marcas sólo cuando éstas se encuentran en promoción o toman como alternativa marcas no conocidas. En cambio, los niveles más humildes privilegian las marcas no conocidas o lo más barato que haya en la góndola", explica Gautier.

Preference 2002 es la sexta edición de un estudio sistemático anual, realizado por el Ilacad, que mide la penetración en 1650 hogares-clientes por formato y por cadena en la Capital Federal y Buenos Aires. La presentación completa de los resultados se analizará esta semana en las jornadas anuales de la entidad.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?