Mayoritario respaldo empresarial

Se confía en que el paquete lanzado ayer constituya el comienzo de una serie de medidas para alentar las inversiones
(0)
24 de octubre de 2000  

Los empresarios recibieron las nuevas medidas de Economía con beneplácito, aunque algunos indicaron que representan sólo un primer paso hacia la reactivación y reclamaron decisiones más "fuertes". Uno de los ejecutivos presentes durante los anuncios en el Palacio de Hacienda, Jorge Aguado, vicepresidente de Socma (grupo Macri), opinó que las medidas significan una reducción de costos, pero "habrá que ver cómo funciona la letra chica".

"Espero que estas disposiciones despierten o modifiquen el estado de ánimo de la Argentina", se esperanzó Aguado. El empresario se mostró de acuerdo con que el Banco Nación tenga socios en su AFJP y su aseguradora porque son actividades no estrictamente financieras. "Pero es preciso que tanto el Nación como el Provincia sigan cumpliendo sus funciones, que ningún otro banco privado asume."

Otro de los asistentes, Carlos Fedrigotti, titular del Citibank local y vicepresidente de la Asociación de Bancos de la Argentina (ABA), consideró que el paquete de medidas identifica el problema de la falta de inversión: "Es un aporte más para ayudar a los empresarios a invertir".

"No hay soluciones mágicas, pero todo contribuye", matizó el vicepresidente de ABA. "El mensaje guarda sensatez con la disciplina fiscal y el llamado a que se apruebe la ley de presupuesto es muy importante." El titular de la empresa de bienes raíces IRSA, Eduardo Elsztain, se sumó al corrillo de reacciones:"La intención de fomentar la inversión es una muy buena señal".

El presidente de Fiat Auto, Cristiano Ratazzi, en cambio, fue menos entusiasta: "No creo que con esto aumente la venta de autos, aunque suavemente se va hacia el camino correcto. Tampoco esperaba medidas de golpe". Ratazzi apuntó que el Ejecutivo empieza a ordenar las cuentas fiscales. "Comienza a poner el cascabel a las provincias y a sacar impuestos distorsivos, como ingresos brutos y sellos", dijo.

Un empresario del sector previsional se preguntaba: "¿Para qué venimos acá? Estos tipos no son creíbles. El problema fundamental es político. Mientras (el presidente) Fernando de la Rúa siga así, esto no levantará. Si el discurso lo hubiera dicho (el ex ministro de Economía) Domingo Cavallo y el presidente fuera (Carlos) Menem, todavía seguirían escuchándose los aplausos, porque lo que se anunció fue bueno".

El titular de una firma de primera línea también criticó al Gobierno: "Las medidas deberían ser más fuertes, para compensar la credibilidad que perdió el Gobierno". En Santiago (Chile), donde asiste a un congreso latinoamericano de siderurgia, Carlos Leone, titular del comité ejecutivo de Acindar, calificó las decisiones oficiales como encaminadas en la "dirección correcta". En su opinión, se favorece la inversión, en especial de las Pyme.

"Lo más importante es la reducción del impuesto a los intereses", destacó Leone. "Igual, falta un plan tributario que baje todos los gravámenes distorsivos. Necesitamos una convertibilidad impositiva."

Otro de los congresistas, Félix Mantilla, titular de la Cámara de Exportadores, adhirió a los elogios: "Significan acción y revelan que el tándem entre (el jefe de Gabinete) Chrystian Colombo y (el ministro de Economía) José Luis Machinea funciona".

Otro congresista, Ricardo Soler, vicepresidente ejecutivo de la brasileña Comfab Industrial y de la argentina Siat, resultó menos complaciente: "El paquete consiste en una corrección de los desfases, pero igual es valioso".

En el lobby del hotel Sheraton de Santiago, un metalúrgico se quejó ante un colega:"Esto no alcanza para nada". Su interlocutor asintió: "Falta algo que haga reaccionar a la gente. Es un anuncio tibio".

Un comunicado de la Cámara de Comercio (CAC), a su vez, expresó que las medidas "constituyen un signo de previsibilidad y fomentan el desarrollo de nuevas inversiones".

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.