Menor variedad de celulares, otra de las consecuencias

Las telefónicas dicen que la escasez podría perjudicar las ventas durante las Fiestas
Pablo Fernández Blanco
(0)
6 de diciembre de 2014  

El kirchnerismo parece haber adquirido la curiosa capacidad de sosegar industrias a las que, para su surgimiento y desarrollo, dotó de un fuerte ímpetu mediante la ayuda oficial. Es el caso del ensamblado de teléfonos celulares en Tierra del Fuego, que atraviesa una situación crítica por el cepo cambiario.

El gerente de una de las mayores compañías de telefonía celular del país (las principales son Claro, Movistar y Personal) lo puso en estos términos ante LA NACION: "Hoy no tenemos todas las unidades que queremos para vender, y la situación es cada vez peor. No sé qué vamos a hacer en Navidad". Se sabe que la llegada de Papá Noel es uno de los momentos fuertes del año en materia de ventas.

En otra de las empresas coincidieron con la apreciación. Para las telefónicas, la venta de celulares es un servicio adicional para sus clientes, pero tienen que apelar cada vez más a la inventiva para hacer frente a la demanda de tecnología de los consumidores. Y la escasez podría complicar a su red de agentes. Todos son el último eslabón de una cadena de problemas que comenzó en otro lado.

En Tierra del Fuego están los mayores ensambladores de celulares de la Argentina. El principal es Brightstar. La siguen Newsan, BGH y Mirgor/Iatec, entre otras. Si bien sus productos salen con el sello de "industria nacional", siempre redituable para el discurso político, los componentes vienen de Asia, en especial de China. Se los proveen los gigantes del negocio mundial: Motorola, Nokia, Samsung, LG, Alcatel y Sony, con fábricas en aquel lugar del mundo.

A un lado y otro del escritorio, cultivaron una buena relación hasta que la crisis cambiaria argentina se metió en el medio. Por la restricción que impuso el Gobierno al pago de importaciones, los ensambladores locales tienen una montaña de pesos sometida a la erosión de la devaluación, pero no los pueden convertir en dólares para pagarles a sus proveedores.

Durante seis semanas entre agosto y septiembre no se giró un solo dólar para cumplir con esas obligaciones. Entre octubre y noviembre, el Gobierno autorizó la salida de unos US$ 30 millones semanales, y este mes soltó la rienda hasta aproximadamente 45 millones de dólares cada siete días. Está muy lejos de lo que necesitan pagarles los ensambladores a los asiáticos. En el mercado sostienen que se les deben más de US$ 1000 millones, de los cuales unos US$ 700 millones corresponden a Brightstar.

Quiebre de producción

El resultado fue bastante previsible. Aunque los asiáticos se caracterizan por su paciencia, con la Argentina la perdieron aproximadamente en septiembre y dejaron de enviar los kits de los celulares, es decir, las piezas que se necesitan para armarlos. Por lo que la mayoría de las líneas de ensamblado están hoy paradas o trabajando a un nivel mínimo con stocks remanentes. Entre otras cosas, porque las empresas locales comenzaron a solicitar cartas de crédito para hacer frente al pago de piezas importadas, aunque en un porcentaje muy menor al del habitual funcionamiento del sector.

Los empresarios le plantearon el tema al Gobierno en varias ocasiones. Una de ellas fue hace un mes. La ministra de Industria, Débora Giorgi, les reclamó que mantuvieran el empleo y el abastecimiento. El primero ya comenzó a dañarse (ver aparte) y el segundo ingresó en un proceso de precarización. También fueron con el tema al ministro de Economía, Axel Kicillof, y suelen discutirlo con Mariana González, la subsecretaria de Coordinación Económica y Mejora de la Competitividad. Todos les pidieron que convenzan a sus proveedores asiáticos de sostener la situación hasta principios del año próximo.

Los popes de la industria creen que la suerte para lo que resta del año está prácticamente echada. En estas Fiestas, se verán teléfonos más caros y menos variedad por la falta de provisión a los ensambladores. En el mercado esperan que las telefónicas comiencen a mover sus stocks, por lo que es probable que aparezcan modelos que habían estado ausentes y al usuario se le dificulte encontrar el teléfono de última moda.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.