Menos del 1% de los que tienen Lebac las canjearon por una letra en dólares

La baja adhesión al trueque muestra, para el Gobierno y algunos analistas, que la tasa comenzó a ganar la pulseada
La baja adhesión al trueque muestra, para el Gobierno y algunos analistas, que la tasa comenzó a ganar la pulseada Fuente: Archivo
Javier Blanco
(0)
6 de julio de 2018  

Menos del 1% de los inversores que tienen en cartera Letras del Banco Central (Lebac) aceptaron ayer canjearlas por una Letra del Tesoro (Lete) en dólares a vencer en 1 año pese a que el Gobierno había concedido algunos incentivos de precio (las tomaba a un valor levemente superior al que se operaban en el mercado) para inducir la operación.

De un universo que supera el billón de pesos, solo quienes poseen títulos por $8300 millones eligieron cambiar de moneda para obtener cobertura, un dato que disparó una discusión en el mercado.

Para algunos (entre los que se cuenta el Gobierno), esto demuestra que la tasa de interés empezó al fin a ganarle la pulseada al dólar, lo que ayudará a calmar la plaza cambiaria tras cuatro meses de corrida.

Para otros, solo deja a la vista que los que buscan dolarizarse quieren hacerlo ahora y no les interesa esperar un año para esperar contar con los billetes, aunque por ganar ese tiempo el Gobierno haya aceptado la mayor tasa (5,5%) que aceptó hasta aquí al subastar Lete.

Se trata de una discusión abierta y que quedará saldada con los hechos en las próximas semanas.

Por lo pronto, si el Gobierno optó por aumentar en US$422 millones su deuda en dólares fue para tratar de asegurar que la corrida y la tormenta financiera que ella desató (derramando un alto costo económico) lleguen a su fin. Lo hizo, además, con un esquema que buscó obturar más rápido una de sus fuentes de alimentación: la elevada deuda que asumió el Banco Central (BCRA) en Lebac y que, contra lo que estimaba su anterior conducción, se convirtió en un problema para toda la economía, al transformarse en motor de una desbocada demanda local de dólares.

La alternativa a la que recurrió indica, a juicio del analista Pablo Castagna, que "entendió que los cambios abruptos en el tipo de cambio y la volatilidad asustan y no sirven de nada, por lo que necesita dar señales de piso y techo para recuperar tranquilidad y dar un mensaje de confianza en un contexto internacional complejo".

A esta conclusión al parecer llegó cuando el sacudón que provocó la tormenta financiera desatada por la corrida hizo añicos las proyecciones del presupuesto, sumió la economía en una zona de incertidumbre de la que le costará emerger y terminó erosionando el capital político de una administración que ya daba por segura su continuidad y ahora la sabe en riesgo.

Datos e interpretaciones

De la subasta surgió que se adjudicaron US$422 millones en la nueva Lete a vencer el 26 de julio de 2019, la que se colocó a US$945,97 por cada US$1000 nominales, lo que implica "una tasa nominal anual de 5,50%", detalló en su comunicado el Ministerio de Hacienda y Finanzas.

El 70% de las compras se hicieron con pesos que estaban invertidos en Lebac ($4217millones en la especie a vencer en dos semanas; $2315 millones en la que caduca en agosto; $83 millones en la que vence en septiembre, y $1550 millones en la de octubre), mientras que otros US$127 millones se suscribieron con dinero en efectivo, aunque no se informó qué proporción en dólares.

"La opción de canje de moneda fue ideada para mitigar algo que de todas maneras se produciría: la presión sobre el tipo de cambio. Fue un intento de pasarla de un evento de corto plazo (la próxima licitación de Lebac) a un evento más largo (el vencimiento de la Lete dentro de un año) para ganar tiempo y ayudar a calmar al mercado", juzgó el economista Miguel Zieonka, de la consultora EconViews.

"La apuesta oficial estuvo en línea con el esquema de fortalecimiento del BCRA, que pretende diminuir su vulnerabilidad por tener que renovar periódicamente un alto stock de pasivos remunerados. Si el resultado es bueno o malo se sabrá en los próximos días. Por lo pronto pareciera que la codicia por aferrarse a tasas altas fue más fuerte que la pulsión por dolarizarse aun al 5,5% anual. En ese sentido la subasta le dio al BCRA un dato que no tenía y puede ser clave para superar la corrida: ahora sabe a qué tasas los inversores prefieren quedarse en pesos", interpretó Alejandro Henke, de Proficio Investment.

"Pagaron un punto más de tasa por estirar la curva de Lete en 4,7 meses", observó el economista Federico Furiase, del Estudio Eco/Go.

El canje logró muy baja adhesión entre los bancos, poseedores del 45% del total de las Lebac. "Operamos con pesos y la Lebac es un estacionamiento rentable para dejarlos mientras tenés exceso de liquidez como ahora, que se enfrió la demanda de crédito", señalaron a LA NACION en un banco líder. "Es tarde para posicionarte en dólares con la devaluación que ya tuvo el peso. Preferimos quedarnos en Lebac para poder premiar a nuestro depositante en pesos", coincidieron en otra entidad.

En el Gobierno había satisfacción anoche por el resultado de la subasta. "Esto nos aportó financiamiento extra para cubrir 1/3 de lo que necesitamos para cerrar el año. Y sirvió como señal de estabilización", valoraron desde Hacienda. "Muestra que los inversores prefirieron quedarse en pesos", interpretaron desde el BCRA.

Pase de peso al dólar

  • 422 millones de dólares: Se colocaron de la nueva Lete a vencer el 26 de julio del año que viene y por la que el Gobierno validó una tasa del 5,5% nominal anual
  • 295 millones de dólares: Se integraron mediante el canje de Lebac en pesos al cambio que se había fijado por la mañana. Implica el 70% de la demanda que tuvo la Lete

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.