Mercado de deuda respaldado por activos de la Argentina en alza

Por Angela Pruitt, Dow Jones Newswires
(0)
5 de mayo de 2003  • 12:58

NUEVA YORK (Dow Jones)--Ante la virtual parálisis de los mercados de capitales de Argentina, las transacciones respaldadas por activos se han convertido en la única herramienta de confianza para aquellas empresas argentinas que necesitan algo de efectivo.

Si bien el mercado de financiamientos estructurados de Argentina no muestra la misma intensidad de antes de la crisis financiera de fines del 2001, en los últimos meses la actividad del sector ha estado aumentando.

Las empresas argentinas, muchas de las cuales cayeron en incumplimiento de sus deudas el año pasado luego que el gobierno suspendió los pagos de su deuda pública de US$95.000 millones, necesitan efectivo de forma desesperada. El mercado respaldado por activos sería una valiosa fuente de créditos para las corporaciones hasta que se normalice el mercado local de capitales.

Los instrumentos respaldados por activos son aquellos que cuentan con garantías específicas a partir de un pozo de activos asignados específicamente para cubrir el pago en el caso de un incumplimiento. Analistas señalan que porque tales transacciones fueron tan bien estructuradas en Argentina antes de la crisis, el mercado pudo evitar los efectos más negativos causados por el incumplimiento del gobierno, precipitado por años de recesión.

"Hemos visto algo de actividad en el mercado local", dijo Juan De Mollein, analista de la agencia calificadora Standard & Poor´s, desacatando la reciente recuperación en Argentina. "A comienzos de año hubo un funcionamiento normal de los procesos operativos administrativos en los bancos. Hay algunas señales de una nueva ronda de transacciones por montos pequeños en forma regular".

En el 2002 hubo unas 16 transacciones de financiamiento estructurado provenientes de Argentina, en comparación con 45 en el 2001. Este año ha habido unas cuatro transacciones por 43 millones de pesos en el mercado local, mientras los inversionistas extranjeros evitan participar en ellas.

Marcos Bazán, analista de Deloitte & Touche en Buenos Aires, prevé que este año se realizarán unas 20 nuevas colocaciones. Deloitte & Touche administró anteriormente este año la venta de 15 millones de pesos en instrumentos para la empresa de venta minorista de artículo electrónicos Garbarino y también trabajó en la colocación de 8 millones de pesos por parte del fondo de fideicomisos financieros Consubond en marzo. Ambas transacciones contaban con el respaldo de créditos de consumo.

"El mercado está estudiando las estructuras de muy bajo riesgo porque no hay mucho crédito disponible en el mercado", señaló Bazán, agregando que las tasas de interés en los acuerdos promedian el 25%, casi el mismo nivel en dólares de antes de la crisis. Agregó que las últimas vencen en unos 45 días, mucho más corto que las emisiones de antes de la crisis que vencían en promedio uno o dos años después de la colocación.

Ante el alza de la producción industrial, la mayor confianza de los consumidores y un gran superávit comercial, las empresas exportadoras han sido las que más han aprovechado el mercado de financiamientos estructurados, luego que la depreciación del 70% del peso argentino aumentara su competitividad. En el primer trimestre el país registró un superávit comercial de US$3900 millones.

"Hemos visto aparecer dos tipos de colocaciones; las de exportadores y los de créditos de consumo", indicó Greg Kabance, analista de Fitch Ratings. Agregó que los acuerdos respaldados por ingresos de exportación son "una inversión bastante segura porque no hay riesgo de devaluación".

Pero a medida que los bancos tratan de recuperarse del congelamiento bancario del último año, levantado recientemente, y como los niveles de gasto interno siguen bajos, la perspectiva para los acuerdos respaldados por créditos de consumo es más incierta. "Para los créditos de consumo es cuestión de ´veamos si son viables´", dijo Kabance.

No se espera un significativo repunte en el mercado de financiamientos estructurados de Argentina, creado en 1996, sino hasta después de la segunda ronda electoral del 18 de mayo. El ex presidente Carlos Menem se enfrentará al candidato favorito del gobierno Néstor Kirchner en el balotaje. Los activos financieros del país habían registrado un fuerte repunte antes de la primera vuelta del 27 de abril por las expectativas de que un candidato pro mercado ganaría y comenzaría un proceso de reestructuración de la deuda del país menos doloroso para los inversionistas.

"No veremos señales de reactivación del sector hasta mediados del año", señaló De Mollein de S&P.

Pero por ahora, es la única oportunidad en el mercado, ya que las empresas, tras incumplir pagos correspondientes a unos US$9000 millones en deuda, no tienen donde más ir.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.