Mercado Libre. En su 20° aniversario, sube 11% en Wall Street y marca un récord

Marcos Galperin fundó Mercado Libre en 1999; las primeras oficinas estuvieron ubicadas en la cochera de un edificio en Saavedra, que era propiedad de su familia; nació del comercio electrónico y hoy se expandió a la logística y el negocio financiero
Marcos Galperin fundó Mercado Libre en 1999; las primeras oficinas estuvieron ubicadas en la cochera de un edificio en Saavedra, que era propiedad de su familia; nació del comercio electrónico y hoy se expandió a la logística y el negocio financiero
Esteban Lafuente
(0)
8 de agosto de 2019  • 14:25

La compañía nació en agosto de 1999 en Saavedra. Fue una iniciativa de Marcos Galperin, quien nació en una familia habituada a los negocios: en 1941, su abuelo fundó la curtiembre Sadesa, que luego pasó de generación en generación. Después de graduarse en el MBA de la Universidad de Stanford, en Estados Unidos, arrancó su proyecto personal con un grupo de socios, muchos de los cuales aún continúan en la empresa.

A 20 años de su creación, la firma se convirtió en la más valiosa de la Argentina. Luego de presentar su balance del primer semestre del año, que informó una facturación de US$1019 millones en el período, las acciones se dispararon un 11% en Wall Street, donde cotiza desde 2007. De acuerdo con este indicador, la compañía vale hoy más de US$36.160 millones, seis veces más que YPF, la mayor petrolera argentina (US$6147 millones).

Galperin y sus socios Invirtieron inicialmente US$7,6 millones, que obtuvieron en parte de fondos importantes como JP Morgan Partners o Flatiron Funds. Así pusieron en marcha la plataforma en un contexto de expansión del incipiente negocio digital y los sitios de comercio electrónico. La primera oficina de Mercado Libre fue en las cocheras del Edificio Panamericana Plaza, inmueble ubicado en Tronador 4890, en Saavedra, que era propiedad de la familia.

Marcos Galperin fundó Mercado Libre en 1999; las primeras oficinas estuvieron ubicadas en la cochera de un edificio en Saavedra, que era propiedad de su familia; nació del comercio electrónico y hoy se expandió a la logística y el negocio financiero
Marcos Galperin fundó Mercado Libre en 1999; las primeras oficinas estuvieron ubicadas en la cochera de un edificio en Saavedra, que era propiedad de su familia; nació del comercio electrónico y hoy se expandió a la logística y el negocio financiero

Desde la Argentina, comenzaron a operar en Uruguay y México, para luego llegar a Ecuador, Chile y Venezuela. Un año después, sumaron nueva inversión por US$46,7 millones por parte de grandes fondos como Goldman Sachs Entities, y en 2001 se asociaron con eBay, una de las mayores compañías del ecommerce global.

El garaje donde nació el gigante que vale US$35.000 millones
El garaje donde nació el gigante que vale US$35.000 millones

Los años ubicarían a la firma de Galperin como la ganadora en la carrera de las puntocom locales. En 2008, Mercado Libre desembolsó US$40 millones para comprar Deremate.com, la empresa fundada por Alec Oxenford, su principal competidor local en el comercio electrónico en los inicios de este milenio.

Hoy, la compañía que ingresa en su tercera década supera los 4000 empleados en la Argentina y recientemente estrenó sus oficinas centrales en Saavedra, en una antigua fábrica de lamparitas ubicada a metros del garaje donde nació.

Según el último balance de la empresa, la facturación total en el primer semestre del año superó los US$1019 millones, con un incremento del 55% frente a igual período de 2018. En el segundo trimestre de 2019, la facturación de la firma creció al 68% en Argentina, al 71% en México y al 40% en Brasil.

Nacida como una plataforma de venta de productos, Mercado Libre se expandió velozmente hacia otras áreas dentro del ecosistema digital. En 2003 lanzó su plataforma financiera, Mercado Pago, que hoy está entre sus unidades de mayor crecimiento. Según datos de la empresa, las operaciones cursadas a través de esta herramienta crecieron un 75% en la región (superan los 458,9 millones), con un volumen superior a los US$19.900 millones.

"La plataforma de pagos nos fue llevando. Empezamos con cuestiones básicas como la recarga del celular o la SUBE, pero eso nos abrió los ojos a ver que había necesidades y darnos cuenta que hay un problema de inclusión, que llegaba al 48%, y que esos productos tradicionales no iban a ser los adecuados para el 52% no bancarizado, y así fuimos innovando", relata Sean Summers, vicepresidente de Marketplace de Mercado Libre, sobre un negocio que abrió oportunidades más allá del comercio.

Sean Summers, vicepresidente de Mercado Libre
Sean Summers, vicepresidente de Mercado Libre Fuente: LA NACION - Crédito: Fabián Marelli

Mercado Libre migró, en los últimos años, hacia el negocio fintech. En 2017, habilitó la posibilidad de que los usuarios pudieran recibir créditos directamente a su cuenta e integrarlo a una cuenta bancaria y en 2018, introdujo una herramienta para realizar inversiones financieras, mediante un fondo común de inversión en sociedad con el Banco Industrial.

A su vez, amplió su presencia hacia los pagos físicos, conectando las terminales financieras con los fondos de sus usuarios en la plataforma. Tomando el caso de China como ejemplo, lanzó en la Argentina su red de pagos mediante códigos QR, que permiten completar operaciones en comercios como estaciones de servicio, bares y restaurantes utilizando dinero desde la billetera digital escaneando la imagen desde un teléfono celular.

Un negocio en expansión

De acuerdo con el balance del primer semestre, que la compañía presentó ayer, la plataforma cuenta hoy con 28,6 millones de compradores y 6,9 millones de vendedores. En la primera mitad del año se realizaron operaciones por US$6485 millones (171,4 millones de elementos vendidos), que generaron una ganancia de US$28,1 millones en el período.

En cuanto al segmento de pagos, Mercado Libre informó que con su herramienta financiera se realizaron 325,6 millones de operaciones por un total de US$12.156,5 millones.

La expansión del negocio de la empresa respalda su desempeño bursátil. La firma, que cotiza en Wall Street desde 2007, tiene una valuación de US$31.914 millones, con un crecimiento interanual del 132%.

Macri y Rodríguez Larreta, junto a Galperin, durante la inauguración de las nueva oficinas
Macri y Rodríguez Larreta, junto a Galperin, durante la inauguración de las nueva oficinas Crédito: Captura de video

Conflicto y enemigos de Mercado Libre

La expansión de la empresa hacia nuevos negocios y la afinidad de su CEO con el presidente Mauricio Macri fueron dos factores que se combinaron en recientes disputas y conflictos que tuvieron a Mercado Libre en el centro de la escena.

En su cuenta de Twitter, Galperin se alejó del bajo perfil que forjó durante décadas y protagonizó entredichos y disputas verbales con Juan Grabois, el dirigente social cercano al kirchnerismo. La habilitación de Mercado Pago como plataforma para el pago de programas sociales de la Anses (AUH, becas Progresar, plan Hogar), que movilizan más de $12.000 millones al mes, o los beneficios fiscales que recibe la compañía en el marco de la Ley de Software, que incluso recibieron observaciones por parte de la AFIP, fueron algunos de los temas que dispararon las disputas en las redes sociales.

"Mercado Libre es contrabando, evasión, especulación financiera, abuso al consumidor y competencia desleal", disparó Grabois, fundador del Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE) y de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP). "Tal vez, algún día, se te ocurra laburar", le respondió el empresario.

Otro frente de conflicto se abrió con los bancos. El avance hacia el negocio financiero de Mercado Libre y otras compañías del ecosistema fintech encendió las alarmas en el mundo financiero. Desde Adeba, la entidad que nuclea a los bancos privados de capital argentino, cuestionaron con un informe elaborado por la consultora FIEL, cuestionaron "las asimetrías regulatorias e impositivas" que, según su visión, están vigentes entre la banca tradicional y las tecnológicas.

En concreto, el planteo apuntaba al cobro de impuestos como el correspondiente al débito y crédito (impuesto al cheque) y su inclusión como agentes de retención del impuesto a los ingresos brutos, elemento que luego fue ajustado por Arba en provincia de Buenos Aires.

"Las industrias van cambiando y la tecnología, también. No tienen sustento muchos de los planteos sobre la regulación. Somos una empresa de tecnología y hoy no incumplimos con ninguna regulación. Cumplimos con todas las normas de lavado de dinero, el fondo de inversión lo trabajábamos asociados con un banco, prestamos plata de nuestros bolsillos y no requiere ninguna regulación particular. No creamos dinero, sino que tomamos fondos de Mercado Libre", responde Summers.

A su vez, se abrió un conflicto de encuadre con el gremio de La Bancaria. Su titular, Sergio Palazzo, reclama que los empleados de Mercado Libre dedicados al negocio financiero deben ser agrupados bajo su sindicato, cuyas condiciones y nivel de ingreso son mayores a otros rubros como el de comercio.

"Cuando vas viendo cada uno de los argumentos sobre que tenemos condiciones ventajosas, ninguno resiste dos palabras. Estamos acostumbrados y cumplimos con cada normativa. Y pensar que agregarle nuevas normativas es una forma de pensar el desarrollo tecnológico es pensar en tapar el sol con la mano. Las nuevas tecnologías están permitiendo desarrollar productos de mucho mejor acceso y menor costo", dispara el ejecutivo.

Hugo Moyano y el gremio de Camioneros también se erigió como enemigo de peso, a partir del avance de Mercado Libre en la logística. El sindicato reclama para sí a los trabajadores del centro de distribución que la empresa abrió este año en Villa Madero. No obstante, 80 empleados fueron encuadrados en el gremio de Carga y Descarga, con un convenio colectivo por empresa que fue objetado judicialmente por Camioneros.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.