Mercado Libre. Así era el garaje donde nació la empresa más valiosa de la Argentina

Las primeras oficinas de la compañía que vale US$35.000 millones estuvieron en las cocheras del edificio Panamericana Plaza, propiedad de la familia de Galperin; allí comenzaron las operaciones de la firma de comercio electrónico; a pocas cuadras, están las oficinas centrales que funcionan hoy
Las primeras oficinas de la compañía que vale US$35.000 millones estuvieron en las cocheras del edificio Panamericana Plaza, propiedad de la familia de Galperin; allí comenzaron las operaciones de la firma de comercio electrónico; a pocas cuadras, están las oficinas centrales que funcionan hoy Fuente: LA NACION - Crédito: Fabián Marelli
Esteban Lafuente
(0)
8 de agosto de 2019  • 11:57

Los comienzos de Mercado Libre fueron en unos cuartos en la cochera de un edificio en Saavedra. Marcos Galperin, Hernán Kazah y otros jóvenes graduados universitarios comenzaron a trabajar en un cuarto sin ventanas para crear una plataforma de comercio electrónico que, desde la Argentina, conquistaría América Latina y llegaría a valer más de US$35.000 millones.

La primera oficina de aquella startup, hoy uno de los cinco unicorios argentinos -empresas que superan los US$1000 millones de valuación- funcionó en el subsuelo del edificio Panamericana Plaza, que era propiedad de la familia de Galperin, dueños de la curtiembre Sadesa y otros negocios.

Cables de red, monitores de tubo, cámaras de foto y diskettes se amontonaban en una pequeña sala, donde se reunían muchos de los ejecutivos que hoy continúan en la compañía, como Juan Martín De la Serna, VP senior de Logística y Envíos de la firma; Osvaldo Giménez, VP de Mercado Pago, la unidad financiera de la empresa; Pedro Arnst, CFO; o Daniel Rabinovich, CTO.

El estacionamiento del edificio Panamericana Plaza, en Saavedra; está ubicado en las calles Tronador y Vedia
El estacionamiento del edificio Panamericana Plaza, en Saavedra; está ubicado en las calles Tronador y Vedia Fuente: LA NACION - Crédito: Fabián Marelli

"Cuando entré a trabajar, fue un shock bastante feo. Venía de una oficina en Puerto Madero, con vista al río, y llegué el primer día a un garage en un estacionamiento, con una oficina de una puertita y sin ventanas. Lo llamé a mi viejo ese día y le dije: 'Creo que fue un error'", recuerda Rabinovich, quien ingresó a la empresa poco después de su inicio.

Monitores de tubo se acumulaban en los escritorios de la primera oficina de Mercado Libre
Monitores de tubo se acumulaban en los escritorios de la primera oficina de Mercado Libre Fuente: LA NACION - Crédito: Fabián Marelli

La imagen de esas oficinas es la foto de una época. Lejos de la tecnología actual, se acumulan monitores y notebooks de varios centímetros de espesor y muchos kilos, cables de red y servidores que brindaban conexión ante la falta de wifi y la radio que funcionaba como entretenimiento.

El equipo inicial de Mercado Libre; Marcos Galperin (tercero desde la izquierda); Juan Martín De la Serna (tercero desde la derecha), entre otros
El equipo inicial de Mercado Libre; Marcos Galperin (tercero desde la izquierda); Juan Martín De la Serna (tercero desde la derecha), entre otros Fuente: LA NACION - Crédito: Fabián Marelli

Sin pasillo propio, el cuarto que funcionaba como oficina tenía una puerta que daba directamente al estacionamiento donde guardaban sus autos los ejecutivos de las empresas que ocupaban los pisos superiores. Para ir al baño, debían salir del lugar y acercarse al bar del café.

Para subir los productos a la plataforma, usaban una cámara Sony Mavica que guardaba las imágenes en un diskette
Para subir los productos a la plataforma, usaban una cámara Sony Mavica que guardaba las imágenes en un diskette Fuente: LA NACION - Crédito: Fabián Marelli

Los diskettes guardaban las fotos de los productos de Mercado Libre
Los diskettes guardaban las fotos de los productos de Mercado Libre Fuente: LA NACION - Crédito: Fabián Marelli

Allí recibían los productos que luego vendían en la plataforma. Un set de palos de golf fue la primera publicación que llegó al sitio. Para cargarlos en la base de datos de Mercado Libre, sacaban fotos con una cámara Sony Mavica, que guardaba los archivos en un diskette. El paso siguiente era descargar esas imágenes con una computadora y subirlos a los servidores.

Palos de golf y pistolas de agua, algunos de los primeros productos que se vendieron en Mercado Libre
Palos de golf y pistolas de agua, algunos de los primeros productos que se vendieron en Mercado Libre Fuente: LA NACION - Crédito: Fabián Marelli

La cartelera de la primera oficina de Mercado Libre
La cartelera de la primera oficina de Mercado Libre Fuente: LA NACION - Crédito: Fabián Marelli

"Era una época muy romántica, de una energía extrema y mucha vulnerabilidad. Teníamos mucha competencia, y Deremate era mucho más conocida e importante que nosotros. Es difícil pensar y entender lo que era esa competencia todos los días. Yo tenía 23 años en ese momento, y veo chicos de esa edad y me parecen bebés", recuerda Rabinovich.

En una primera etapa, ocuparon una sala pequeña en ese lugar, que fue creciendo a medida que se expandió la empresa y más personas se incorporaron al equipo. Mercado Libre fue expandiéndose por otros cuartos aledaños en ese mismo estacionamiento, hasta que luego dieron paso a unas oficinas propias.

Según recuerdan los primeros trabajadores de Mercado Libre, una mesa ubicado en el centro de la sala les complicaba el paso, entre cables, computadoras y los productos que se vendían en el sitio
Según recuerdan los primeros trabajadores de Mercado Libre, una mesa ubicado en el centro de la sala les complicaba el paso, entre cables, computadoras y los productos que se vendían en el sitio Fuente: LA NACION - Crédito: Fabián Marelli

Hoy, la sede central de la compañía funciona en un edificio a dos cuadras de ahí. Inaugurado en junio de este año, con la presencia de Mauricio Macri, alberga a casi 2000 empleados de las áreas de tecnología, marketing, producto y atención a clientes, entre otros.

Mercado Libre. Así era el garage donde nació la la empresa más valiosa de la Argentina
Mercado Libre. Así era el garage donde nació la la empresa más valiosa de la Argentina Fuente: LA NACION - Crédito: Fabián Marelli

Un afiche con el logo viejo de Mercado Libre
Un afiche con el logo viejo de Mercado Libre Fuente: LA NACION - Crédito: Fabián Marelli

El equipo inicial de Mercado Libre; Marcos Galperin (tercero desde la izquierda); Juan Martín De la Serna (tercero desde la derecha), entre otros
El equipo inicial de Mercado Libre; Marcos Galperin (tercero desde la izquierda); Juan Martín De la Serna (tercero desde la derecha), entre otros Fuente: LA NACION - Crédito: Fabián Marelli

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.