Metas difíciles de alcanzar

El proyecto prevé un crecimiento del 3,7% del PBI, que parece cada vez más lejano
(0)
22 de octubre de 2000  

La lenta evolución de los indicadores de actividad son una pista de por qué el Ejecutivo teme que el Congreso aumente los gastos en el proyecto de presupuesto 2001. Para que las cuentas del año próximo "cierren" es necesario que el PBIse incremente un 3,7%, lo que cada vez parece más difícil.

El último informe de la consultora Ecolatina reconoce que para llegar a esa cifra sería necesario un shock de confianza que sólo se conseguiría anunciando fuertes reducciones de impuestos, a las que Machinea se opone.

En cambio, las presiones por mayores recursos ocurren todos los días. Fuentes del Gobierno aseguraron que la semana última el gobernador de La Rioja, Angel Maza, le pidió a Colombo un aporte de $ 400 millones para las cuentas de la provincia. "Yo no tengo problema en ayudar a La Rioja, pero cuando podamos hablar de cifras razonables volveremos a vernos", habría dicho según las fuentes el ex titular del Banco Nación.

Pero en la provincia, los trabajadores estatales parecieron enterarse de que Maza había vuelto con las manos vacías. El secretario general del gremio que los agrupa, Silvio Della Porta, sostuvo que el sindicato "se va a interponer ante posibles ajustes o despidos de los trabajadores estatales".

El gremialista sostuvo que esperaba que la noticia de los ajustes fuera "sólo rumores". Pero parecía estar bien al tanto de lo sucedido, y en todo caso una protesta de los empleados públicos que tenga a Machinea como "villano" tal vez genere adhesión en la ciudadanía de la provincia que controla el menemismo.

En tanto, hasta el secretario de Deportes de la Nación, Marcelo Garraffo, prometió buscar modos para eludir la disminución de recursos que el proyecto oficial dispuso para su área en el próximo ejercicio.

Con las elecciones de senadores previstas para el año próximo, los temores apuntan a que algunos legisladores caigan en la tentación de adoptar medidas que supuestamente mejorarían el humor popular.

El proyecto enviado al Congreso prevé gastos por $ 51.232,4 millones, con un crecimiento del 1,8% respecto del corriente año.

La suba es causada por el incremento de casi el 15% en los intereses de la deuda.

Para compensar en parte tal alza se previó un recorte del 10,4% en las remuneraciones y del 3,9% en la inversión en obra pública ejecutada por el Estado, más allá del plan de infraestructura.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.