Mercados. Mira de reojo a la Rosada