Mirada de expertos: ¿señales de vida?

Por Stacey L. Bradford De Smartmoney.com
(0)
2 de mayo de 2003  • 20:08

Ahora que se acabó la guerra, ¿dónde está la recuperación económica y el mercado alcista que todos estaban esperando?

De acuerdo a los expertos más optimistas, está a la vuelta de la esquina. Sólo pregúntele a Ed Yardeni de Prudential Securities y a Thomas McManus de Banc of America. Ellos argumentan que los inversionistas simplemente necesitan tener algo de paciencia. McManus cree que para finales de año las acciones deberían regresar a los niveles del año anterior. En caso que su memoria sea mala, el Standard & Poor´s 500 se cotizó a 1086 a fines de mayo del 2002. Eso sería una fuerte ganancia del 19% en comparación a los niveles actuales.

Sin embargo, la mayoría del resto de los expertos no están convencidos de que ese tipo de retornos sean alcanzados pronto. El mundo ciertamente es un lugar más seguro ahora que Saddam Hussein salió del poder. Pero el crecimiento en las ganancias corporativas está lejos de ser fuerte, y la economía todavía no da señales reales de fortalecimiento.

Por ejemplo, la semana anterior percibimos debilidad en las cifras de solicitudes de seguro por desempleo, los precios de los bienes básicos y los sondeos de ISI Group, dijo Ed Hyman de ISI. Y si eso no fuera suficientemente malo, el miércoles el presidente de la Reserva Federal, Alan Greenspan, advirtió el miércoles que el SARS, o Síndrome Respiratorio Agudo Severo, también podría afectar al crecimiento de la economía mundial.

Por todas estas razones, muchos de nuestros expertos creen que, en vez de un alza prolongada, el próximo movimiento del mercado podría ser una caída. Parte del problema, según Richard Bernstein de Merrill Lynch, es que con tantos inversionistas esperando un alza de la economía y una recuperación de las ganancias después de la guerra, las acciones estarían en su valor justo. Para que el mercado avance más, el crecimiento económico y de las ganancias corporativas deben ser incluso mejores que las actuales proyecciones optimistas.

"La historia sugiere que no son la economía o las ganancias corporativas las que mueven los mercados. Lo que realmente causa los cambios en la valuación de los activos es la diferencia entre las expectativas para la economía y las ganancias corporativas y la realidad", escribió Bernstein. Él duda que las actuales altas expectativas de crecimiento puedan ser superadas.

En vez de eso ¿qué pueden esperar los inversionistas? Ed Kerschner de UBS Warburg proyeceta una recuperación económica más modesta. Espera que la economía registre una recuperación leve con un modesto crecimiento de las ganancias y tasas de interés entre estables y levemente al alza. "Con una amplia capacidad y un tibio crecimiento de la demanda, los márgenes, los que realmente nunca se contrajeron mucho durante la caída de la economía, difícilmente verán mucha mejoría en cualquier avance futuro", escribió. Si las cosas ocurren como proyecta, el S&P 500 podría alcanzar los 975 para fines de este año. Ese es un incremento de sólo el 6% en comparación a sus cotizaciones actuales. No es exactamente el alza robusta a la que apostaban los inversionistas.

Tobias Levkovich de Smith Barney también proyecta modestos rendimientos para las acciones. Para los próximos años, cree que los rendimientos anuales deberían ser del 6%. Si los inversionistas no están satisfechos con rendimientos de un sólo dígito, tendrán que aprender a alejarse de la estrategia de "comprar y mantener" y aprender a cotizar acciones. "Como recordatorio, las seis alzas de fines de 1974 a 1982 generaron ganancias promedio del 32% en comparación al rendimiento de la tendencia al largo plazo del 9,4%", escribió. "Una repetición podría ocurrir después de octubre del 2002".

Por supuesto, pocos individuos son capaces de calcular el ritmo del mercado de modo consistente. El consejo de Levkovich: estudiar los cambios en el sentimiento del mercado, ya que son el mejor factor para calcular cuándo entrar y salir del mercado. Por ejemplo, el optimismo sobre el esfuerzo bélico causó un alza de 1.000 puntos para el Promedio Industrial Dow Jones. Ahora, escribe Levkovich, hay preocupación de que los resultados decepcionen debido a los optimistas estimados para el segundo semestre. Esa podría ser una señal para vender.

Para más información y análisis de compañías y fondos mutuos, visite SmartMoney.com en www.smartmoney.com

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.