El lado oculto del consumo. Mirar el Mundial por TV también sufre el impacto inflacionario