Misteriosa puja por miles de millones de dólares

Jorge Oviedo
(0)
18 de marzo de 2013  

El que es el mayor proyecto de inversión directa en la Argentina ha derivado en uno de los mayores problemas para el Gobierno y una parte importante de la economía local, y también en un nuevo problema para la ya delicada relación con Brasil, que es nada menos que el mayor socio comercial de la Argentina.

El conflicto es con una de las tres mayores empresas de ese país, que es la mayor productora de hierro del mundo. La compañía Vale y su inversión en la provincia de Mendoza debían transformar a la Argentina, según lo anunciado por Cristina Kirchner, en el tercer exportador mundial de potasio y en el quinto productor mundial.

Vale ha argumentado razones económicas, primero, y luego ha subrayado condiciones de la administración actual, para deslizar también informalmente otras acusaciones. Pero la puja no deja de ser curiosa, porque ninguna de las circunstancias que denuncia son nuevas y existían cuando hicieron los anuncios en la Casa Rosada. Y las variaciones de los precios internacionales no parecen haber puesto a la compañía en problemas. Los informes publicados por Vale hablan de un 2012 con ganancias históricas por lo elevadas.

Un repaso de los números:

  • El 19 de julio de 2012 se hizo en la Casa Rosada un anuncio con toda la pompa. La Presidenta señaló: "Porque por ahí los otros minerales, si cae la actividad económica, pueden tener alguna caída de actividad, pero esto es para la agricultura, o sea para la comida. Y como muchísima gente ha adquirido la sana costumbre de comer todos los días, en las últimas décadas, gracias a la incorporación de millones...".
  • La tonelada de cloruro de potasio costaba en el mes del anuncio 462,5 dólares, muy lejos de los 872,5 dólares que llegó a valer en diciembre de 2009, pero bastante por encima de los valores a los que cayó en 2010. Sin embargo, vale hoy casi 20% menos que en febrero de 2012. Un mes después del anuncio en la Casa Rosada, el presidente de la minera, Munilo Ferreira, anunció en Brasil que posponía un proyecto parecido pero más pequeño y menos avanzado en Canadá y que tenía en observación el de la Argentina.
  • Las apelaciones de la compañía a que la Argentina tiene un esquema de control de cambios, mercado paralelo, alta inflación en dólares, presiones impositivas crecientes en territorios provinciales y municipales y costos ocultos que de golpe aparecen no son una novedad ocurrida luego de que se anunció la inversión.
  • ¿Qué pasó? Nadie lo explica. El diario O’Globo publicó hace pocos días un durísimo editorial contra la Argentina en el que criticó sus políticas por antiinversoras y su esquema de escasa seguridad jurídica, que incluye presiones a los medios de comunicación independientes y a la propia Justicia. No es mentira. Pero tampoco lo es que nada de ello empezó después de julio de 2012.

    "Son las inversiones extranjeras directas como la que acaba de anunciarse, de 29.500 millones de pesos, que en 30 meses o un poquito más se va a construir todo esto, una inversión importantísima que será otro ingreso importante en materia de divisas. Por eso digo que muchas veces cuando se habla se habla creo que muchas veces de mala fe, otras veces sin conocimiento, pero fundamentalmente queriendo instalar una suerte de desánimo en todos los argentinos", dijo la Presidenta. Y poco después agregó: "Y bueno, queremos agradecer a la gente de Vale que hayan confiado en el país".

    En enero, cuando Vale anunció que postergaba de manera indefinida la reanudación de los trabajos tras el receso por fin de año, sostuvo que las dificultades tenían que ver con la caída del precio internacional del mineral de hierro, su principal producto, lo que empeoraba los números de todo su balance. Es rarísimo el argumento, porque es verdad que los precios cayeron. Pero en enero estaban recuperándose y por encima del nivel del momento del anuncio con el Gobierno.

    Ahora la puja es por los despidos. Los contratistas dicen que el personal es de Vale, que es responsable por los sueldos en la mayoría de los casos, por la clase de contrato que los liga. Los brasileños sólo quieren responder a la conciliación obligatoria del Ministerio de Trabajo por 450 de los más de 6000 empleados. El sueño de la inversión se transformó en pesadilla.

    ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

    ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.